Zúñiga se va o se va

Una vez se consumó la eliminación de Atlético Nacional para la semifinal del Apertura, el antioqueño Camilo Zúñiga le solicitó al presidente del equipo, Víctor Hugo Marulanda, que le permitiera continuar su carrera en el exterior.

El directivo, sin documento de por medio, le dio la mejor garantía: su palabra de que no entorpecería cualquier posibilidad en el fútbol internacional. Y el fin de semana le entregó la mejor muestra de dicho compromiso, cuando le autorizó a viajar a Italia en compañía de algunos representantes del jugador que pretenden ubicarle en uno de los dos equipos de la capital, AC Roma o Lazio, o en su defecto, en el Siena, también de la Serie A del Calcio.

Marulanda entiende que “como cualquier jugador, Camilo quería mirar una posibilidad que le representara una mejor propuesta económica”, pero igualmente, fijó un límite: “Hasta este jueves tiene plazo de comunicarnos si finalmente logró vincularse a algún club, pero de no cerrarse ninguna de las transacciones, nosotros ya le tenemos dos ofertas que están hechas, concretas, para que él venga y simplemente decida”.

Ambas son también del exterior, por lo que está claro que “el jugador no continúa con Nacional, atendiendo su solicitud de querer buscar otros horizontes fuera del país y por eso el viernes debe quedar definido su destino”.

Las posibilidades que Nacional le presentará al lateral o volante por derecha, son “de venta definitiva, una es en Brasil y la otra en Europa, bien sea en Italia o Francia”. Todas ellas no están siquiera adelantadas, “cerradas por completo, aprobadas por la junta directiva de la institución y tenemos hasta el domingo para comunicarles cuál fue la decisión final”.