“Abusó de mi confianza”

El papá de Falcao, ídolo de River Plate de Argentina, dice que el empresario se cree el dueño del pase del futbolista.

A pocos meses de la terminación del contrato de su hijo con River Plate de Argentina, y previendo que a mitad de año aparecerán las ofertas por el jugador para ir al fútbol europeo, Radamel García quiso hacer público el conflicto que desde hace un año y medio libra por un porcentaje de los derechos del pase de Falcao con Silvano Espíndola, el empresario argentino, dueño de la escuela Fair Play F.C., de la que hizo parte el delantero antes de su traspaso al club millonario.

García, ex jugador de Santa Fe, Unión Magdalena, Tolima, entre otros equipos, le contó a El Espectador los detalles de la novela en la que se ha convertido el tema, que ha sido la principal razón para que se hayan truncado varias negociaciones, entre ellas la de Fluminense de Brasil, la del Deportivo de la Coruña de España y la de Panathinaikos de Grecia.

“El señor Silvano Espíndola se cree el dueño del pase de mi hijo y está abusando de la confianza que yo le brindé”, expresa García.

“En1997 me encontré con Silvano Espíndola, quien era mi amigo. Él ya tenía su escuela Fair Play”, cuenta. “Él iba a jugar un torneo en Medellín y me pidió un arquero y un delantero... Yo le presté a mi arquero titular (Juan Guillermo Villegas) y a mi delantero goleador, que era mi hijo”, relata.

Gracias a la evolución del jugador, en 2002 creció el interés de varios equipos colombianos por el delantero samario de sólo 16 años, pero según García, allí fue cuando Espíndola se ofreció para llevarlo a Buenos Aires para que se probara en River. En el club de la banda cruzada aprobó y se hizo el negocio por 350 mil dólares.

“Nosotros acordamos los porcentajes en el caso de una futura venta, que eran entonces el 50 por ciento para River, el 10% para Néstor Sívori (su representante)  y el 40% para la familia”, dice García. “Nosotros decidimos regalarle 10% a Silvano, pero en ese momento Silvano se negó a firmar y después nos pidió que le aumentáramos el porcentaje, a lo que nosotros nos negamos”.

García firmó en ese momento un poder para que River desembolsara el dinero a nombre de Fair Play. “Era tanta la confianza que le tenía a Silvano, que nosotros decidimos hacerlo así”, aclara Radamel, quien por esa misma razón no insistió en que firmara el acuerdo de los porcentajes.

Sin embargo, la relación García-Espíndola se rompió en 2007, luego de que surgiera el interés de Fluminense, que le ofreció a Falcao un contrato por un millón 300 mil dólares. Sin embargo, cuando el padre del jugador viajó a Brasil para conocer todos los detalles, allí se encontró que el contrato era por un millón de dólares, ya que los otros 300 mil debían ir a una cuenta de Miami, de un señor Luis Roldán que iba en representación de Fair Play.

“Yo le mandé un e-mail a Silvano y su respuesta fue: ‘¿Con qué derecho estás negociando lo que le pertenece a Fair Play?’ ”.

Según García, Espíndola se encuentra en Buenos Aires por estos días.  El argentino dijo recientemente a Caracol Radio que “se ha desinformado mucho y que lo único cierto es que River Plate es el dueño del cien por ciento de los derechos federativos de Falcao”. También dijo que el club argentino “le reconoce a Fair Play unos derechos de formación por el 50 por ciento, un total que se dividió en un porcentaje para Néstor Sívori, mayoría para la familia del jugador y una mínima parte para Fair Play”.

 Radamel García dice que el golpe anímico para Falcao ha sido muy fuerte, por el gran aprecio que le tenía a la familia Espíndola. Sin embargo, anuncia que “él seguirá en River hasta que Silvano reconozca cuáles son los porcentajes. Para él están primero los intereses de la familia”.

Temas relacionados