‘Clavados’, trabajando

La meta es sobresalir en Londres 2012.

El éxito de Juan Guillermo Urán, Víctor Ortega y Diana Pineda en los eventos del ciclo olímpico ha ayudado al desarrollo de esta especialidad.

Béisbol, patinaje,  automovilismo, tenis y golf son disciplinas que se han popularizado en Colombia durante los últimos años debido a los buenos resultados de nuestros atletas en competencias internacionales.

Ahora, los éxitos de los clavadistas criollos en los eventos del ciclo olímpico han permitido que se conozca el trabajo silencioso pero efectivo de los entrenadores y deportistas dedicados a esta especialidad de la natación, que cada vez cuenta con mayor cantidad de jóvenes interesados en practicarla, a pesar de que muchas regiones del país aún no tienen escenarios adecuados para ello.

“En los Juegos Nacionales de 2004 no se pudieron realizar las competencias de clavados porque solo había cuatro ligas afiliadas. En Cali, el año pasado, fueron ocho y estamos gestionando el ingreso de Meta, Atlántico y Magdalena”, explica Óscar Urrea, el técnico nacional, uno de los principales responsables del desarrollo de los clavados en nuestro país.

“La verdad es que éste es un proceso que arrancó hace algo más de 10 años, con la llegada del entrenador chino Fu Quiang, pues antes nuestro nivel no era bueno. Con él fuimos implementando nuevos conceptos de preparación y logramos mayor fogueo y resultados internacionales en trampolín, plataforma y sincronizados”, reconoce Urrea, quien fue campeón nacional entre 1991 y 1997 y luego se dedicó a formar talentos como Sebastián Villa, Juan Guillermo Ríos, Miguel Ángel Reyes, Andrés Guerra, Manuela Ríos y Carolina Murillo, integrantes del equipo que la semana pasada logró el título del Suramericano Juvenil, en Mar del Plata, Argentina, al conseguir siete medallas de oro, ocho de plata y siete de bronce.

Urrea asegura que “ese resultados ratifica el buen trabajo en la base, pues hoy somos la primera potencia en el continente”.

Y el secreto radica en que la excelente organización y planificación que tiene la Liga Antioqueña se ha tratado de implementar en otros departamentos como Valle, Risaralda, Tolima, Santander y Bogotá. “Hemos unificado conceptos y trabajado más integradamente en la formación técnica, mental y física”, cuenta el estratega, quien destaca la labor del entrenador vallecaucano Daniel Herrera y el risaraldense Carlos Pérez, entre otros.

Claro que no olvida que los deportistas son los principales artífices del éxito. Dice que las actuaciones de Juan Guillermo Urán, Diana Pineda y Víctor Ortega en los eventos del ciclo olímpico han motivado a los clavadistas más jóvenes y promocionado su disciplina, al punto de que el Gobierno, a través de Coldeportes y el Comité Olímpico, y empresas privadas como Coomeva, apoyan constantemente este deporte.

“Fuimos campeones bolivarianos en categoría abierta, clasificamos a tres deportistas para los Olímpicos, fuimos bronce en los panamericanos. Hemos logrado títulos juveniles centroamericanos y panamericanos, hemos sido terceros en un mundial. Todo eso ha ayudado a que haya más premios y motivación. Antes no se vivía de esto, ahora sí, un clavadista o un entrenador puede vivir dignamente, aunque depende de sus éxitos, pero puede estudiar, lo apoya el Estado, recibe un dinero mensual de los programas de prospectos y talentos”, dice Urrea, cuyo objetivo es lograr que se construyan más escenarios en el país y se doten mejor.

También aspira a que los clavadistas tengan mayor fogueo internacional para exigirse y mejorar su nivel, pues sueña con clasificar al menos a cinco deportistas a los Juegos de Londres 2012.

Temas relacionados