La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 2 horas

Pepe será sancionado este viernes

El defensa del Real Madrid pide perdón por la agresión a Casquero. “No quiero volver a jugar”, dice.

“No tengo ganas de volver a jugar al fútbol. He visto la jugada repetidamente y no me reconozco. Sólo fui consciente de lo que hice al final del partido. Perdí el control durante unos minutos. Yo quería seguir peleando por la Liga. La única voluntad era que mi equipo ganara y me encontré provocando un penalti. Esa acción me volvió loco”, así describió el jueves Pepe, el central portugués de Real Madrid, sus sentimientos, dos días después de agredir al centrocampista del Getafe Francisco Casquero, en la victoria de su equipo 3-2.

El miércoles, Pepe, quien podría el viernes ser sancionado con 12 fechas y una multa económica, pasó el día refugiado junto con su familia y le reconoció a Efe que apenas pudo dormir unos minutos. El jueves, un alicaído Pepe regresó a los entrenamientos del club merengue, visiblemente afectado. Sus compañeros lo recibieron con palabras de apoyo y muestras de cariño.

El portugués, quien en el mismo partido además propinó un puñetazo a Juan Albín y también insultó a los árbitros tras ser expulsado, se vio el jueves alejado de su habitual imagen. Serio, no participó en las habituales bromas y en ningún momento sonrió ni habló con nadie.

Pepe espera con resignación una gorda sanción. “Me siento mal. Triste y decepcionado. No sé qué puede pasar”, dijo Kleper Laveran Lima Ferreira (nombre completo), de 23 años, nacido en la localidad brasileña de Maceió y nacionalizado portugués.

El defensa planea pedirles perdón públicamente a Casquero y a Albin. “He pedido disculpas a los hinchas. Sé que he hecho las cosas mal. Aprovecho ahora, delante de la prensa, para pedir perdón a ellos también”, añadió.

A Casquero, sin embargo, no se le ve dispuesto a perdonar la actitud del portugués, luego de afirmar que “quiero recordarle que viste la camiseta del Real y no la de un equipo de barrio. No es agradable. Siempre he sido un caballero en todo momento, no defiendo en absoluto esas acciones y el que tenga que tomar cartas en el asunto, que lo haga”.

Lo que Pepe le pide al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol es que, aunque es consciente de su grave falta, tenga en cuenta que nunca antes había protagonizado un hecho de indisciplina. “Nunca en mi vida me había pasado algo igual. Fuera del campo soy alegre. No sé qué me pasó. He tenido una actitud que para mí no tiene explicación”, dijo a los medios con la sensación de estar viviendo su peor pesadilla.

Temas relacionados