Preselecciones Sub-17 y Sub-20, juntas y revueltas

Este viernes finaliza el microciclo de ambas y Lara decidió mezclar ambos grupos para afrontar un torneo internacional.

Por más que la absoluta sea la prioridad, Eduardo Lara no olvida sus raíces y ellas, con nombre propio y hasta límites de edad, acapararon casi por completo la atención del seleccionador nacional durante las dos últimas semanas en Bogotá.

Las preselecciones Sub 17 y Sub 20 de Colombia terminan hoy el microciclo adelantado en la capital del país, en el que el técnico constató  “la importancia de poder reunir los grupos del año 91 y 92 porque ambos deben ir de la mano, ya que de la prejuvenil estarán varios jugadores para el Mundial de 2011 en nuestro país, porque ya tienen dos suramericanos encima, van para el tercero y fuera de eso tendrán a cuestas una experiencia mundialista con su participación en la Copa del Mundo de Nigeria”.

Por eso, aparte de verlas trabajar juntas, decidió mezclarlas y viajar esta tarde con una nómina de 20 hombres a Venezuela (ver gráfico), donde afrontará “un cuadrangular internacional en el que enfrentaremos a selecciones mucho más fuertes del año 89 que van para el Campeonato Juvenil de Egipto”, como la vinotinto y Honduras. México completa el grupo de participantes que se darán cita desde el domingo en el estadio Pachencho Romero de Maracaibo, única sede del torneo que irá hasta el día 10 de julio.

 Dentro del cronograma de trabajos, está presupuestado reunir ambas categorías cada mes, aunque el propio Lara advierte que “van a aparecer algunos partidos internacionales para la Sub 17 que alterarían algunas fechas de convocatorias, pero eso es lo que se está buscando justamente para que vaya adquiriendo más roce”.

Y si de experiencia se trata, en la preselección juvenil ha notado “una muy buena respuesta” por parte de hombres que se vienen afianzando en la primera división nacional como Michael Ortega en el Cali, Norbey Orozco (Júnior) o José Adolfo Valencia (Santa Fe), a quienes invita “a  seguir esforzándose al máximo para evaluarlos y así se vayan afianzando más al trabajo de selección”.

A los juveniles entonces no les faltará competencia, como tampoco a la absoluta que afrontará una mini gira por los Estados Unidos a mediados del mes entrante. El 7 de agosto en el Pizza Hut Park de Frisco (Texas) se medirá a El Salvador con una “nómina que será en su mayoría con jugadores del rentado”, mientras cinco días después en el estadio de Los Gigantes de New Jersey frente a Venezuela, “la intención es tener el grupo base de la eliminatoria por lo que es fecha Fifa”.

Estos serán los únicos juegos previos al reinicio de la eliminatoria, previsto para el 5 de septiembre contra Ecuador en el Atanasio Girardot de Medellín, por lo que la intención de Lara “es aprovechar ambos partidos para hacer fútbol”, aunque la presencia de los jugadores que militan en Europa para el segundo encuentro, está por confirmarse, ya que estarán por esos días en plena pretemporada con sus clubes.

Para Lara, “este es un tema que ya estamos analizando con los médicos de la selección para saber qué decisión tomar al respecto”, la cual no debe tardar en ser resuelta porque el tiempo apremia y los resultados, ni hablar.