La velocidad está de cosecha

Los pilotos nacionales están dando de qué hablar en varias categorías del automovilismo. Su objetivo, emular a Juan Pablo Montoya.

En el mismo instante en el que Juan Pablo Montoya le anunciaba al mundo su partida de la F1, en el ambiente quedó flotando un interrogante. ¿Habrá alguien capaz de seguir sus pasos? Y aunque ese cuestionamiento no tiene todavía una respuesta clara, lo que sí se puede afirmar es que en la actualidad hay un buen puñado de muchachos, que gracias a los esfuerzos familiares y personales, están escribiendo su propia historia en el automovilismo internacional.

Los triunfos del bogotano Sebastián Saavedra en la Indy Lights, con el equipo de Michael Andretti, y la posibilidad de pelear el título de 2009 (es segundo en la general) se están convirtiendo en un bálsamo refrescante para la disciplina y en un argumento sólido para que los colombianos vuelvan a centrar su interés en la velocidad.

Saavedra, quien el año pasado brilló en Europa, logrando el subtítulo de la F-3 alemana y el campeonato de novatos, tenía en mente seguir escalando posiciones en el Viejo Continente, pero la “billetera”, como suele sucederle a muchos pilotos, se quedó corta y la decisión de mirar hacia Norteamérica fue dolorosa pero acertada.

El bogotano, un joven carismático, se está ganando con resultados el respeto en un equipo que ha mostrado gran solidez y el cariño de un hombre que respira velocidad, Michael Andretti, que si bien en un comienzo pensaba que lo mejor para Saavedra era hacer dos años en la Indy Lights, ahora no descarta que el colombiano pueda dar en 2010 el salto a la IndyCar. Incluso, ya se está hablando de un test en este semestre.

Pero el protagonismo en la serie no sólo ha sido exclusivo de Saavedra. Gustavo El Tigrillo Yacamán, quien también experimentó en la F-3 española, es noveno en la general y en el circuito de Watkins Glen dio mucho de qué hablar al remontar 11 posiciones, demostrando que su talento permanece intacto y que está a la espera de que el equipo de Sam Schmidt le entregue un auto más competitivo.

En un peldaño más abajo se encuentran Gabby Chávez y Martín Sala. El primero de ellos, de 16 años, está radicado en Estados Unidos y en estos momentos es segundo en la clasificación general de la Fórmula BMW americana, mientras que Martín, de 18 años, ocupa la octava posición. Julián Camilo Albarracín, entre tanto, compite a los 15 años de edad en la serie nacional de la Skip Barber.

En Europa la bandera de Colombia también se exhibe en las pistas. Ómar Julián Leal, un bumangués de 18 años, que en 2009 fue el campeón de la F-3000 italiana, en estos momentos se encuentra en la posición de mayor privilegio, en cuanto a categorías se refiere: la World Series by Renault, con el equipo Prema de Italia. Leal logró en el trazado de Hungaroring, en Budapest, un tercer lugar y su primer podio, un resultado muy significativo para el automovilismo colombiano. Carlos Huertas ocupa uno de los asientos del equipo de Kimi Raikkonen, en la Fórmula 3 británica, en la que es 11 en la general.

Carlos Muñoz también está haciendo carrera en la Fórmula 3 española, categoría en la que participa como parte de su preparación para la temporada de 2010 en la F3 Euro Series. Muñoz terminó segundo el 27 de junio en Spa Francorchamps. Steven Goldstein, entre tanto, es el primer colombiano en conducir para Ferrari, en la categoría Sara GT.

Y hay más historias por contar que vienen en camino, historias que, hay que decirlo, no forman parte de una estructura sólida de este deporte en el país, sino de las ilusiones de muchos padres que sueñan con que sus hijos se conviertan en el nuevo Juan Pablo Montoya.

Tunjo, una estrella en formación

A los 13 años de edad y con toda una carrera por construir en el automovilismo, el vallecaucano Óscar Andrés Tunjo le dijo adiós a su formación de kartista y se fue a vivir a Malasia, acompañado por su hermano Gonzalo, para adelantar su proceso de formación con el equipo Meritus, el campeón de la Fórmula BMW asiática. Júnior, como es conocido, compitió a comienzos del año en la categoría KF3 de karts en Italia, pero la posibilidad de poder estar en una escudería internacional lo sedujo. Tunjo ya ha hecho pruebas en el circuito de Kuala Lumpur y sus resultados han sido muy buenos.

El apoyo de sus padres, Óscar y Francisca, ha resultado fundamental. Ellos están dispuestos a seguir brindándole su respaldo económico, aunque están en la búsqueda de patrocinios para suavizar las cargas.

Otros grandes pilotos

Gabby Chávez

El periodista Peter Windsor, uno de los más conocedores de la Fórmula Uno, reconoció que estaría dentro de los candidatos para integrar, en un futuro, el equipo USF1. Gabby tiene el apoyo de Café de Colombia. Este año ha logrado siete récords de pista y es uno de los firmes candidatos para llevarse el título de la Fórmula BMW americana.

Ómar Leal

Este bumangués ha sorprendido. El año pasado fue campeón de la Fórmula 3000 italiana y firmó con el equipo Prema, de Italia, en la World Series by Renault. Su objetivo es dar el salto a la GP2. Su padre, Ómar, un hombre del mundo del petróleo, se ha convertido en su principal apoyo y él no lo ha decepcionado. Su mejor respuesta, el tercer lugar en Hungaroring.

Carlos Huertas

Este bogotano también ha tenido en su familia un gran apoyo. La Fórmula 3 británica se ha constituido en su gran reto y este año lo tiene como parte del aprendizaje. Es un muchacho tranquilo, pero que tiene convicción. Está en el equipo de Kimi Raikkonen y eso puede resultar bien importante para el futuro. Todavía no se le han dado los resultados.

G. Yacamán

‘El Tigrillo’ está mostrando progresos importantes en la Indy Lights. Quizás el hecho de que su equipo tenga cuatro carros en la pista no le ha permitido tener tanto protagonismo. En el circuito de Watkins Glen demostró que está para grandes cosas y que en la medida en que sus ingenieros encuentren la puesta a punto ideal, puede mejorar. Crepes & Waffles es su principal patrocinador.