Reinaldo Rueda dice que crisis en Honduras afecta clasificación a Sudáfrica

El DT colombiano le contó a <strong>El Espectador</strong> cómo afronta la situación.

No hizo falta escuchar las ráfagas de fusil ni las sirenas de patrullas que despertaron a Tegucigalpa aquella mañana del 28 de junio pasado para que la confusión reinara a kilómetros de distancia de la capital de Honduras. En un hotel de Raleigh, la ciudad más importante de Carolina del Norte, todo fue caos, desesperación y el conmutador del lugar no daba abasto con tanta demanda de llamadas, sobre todo salientes.

La selección del país centroamericano, que había llegado a territorio estadounidense dos días antes del golpe de Estado que aún mantiene en crisis a esa nación, en su lugar de concentración antes que preocuparse por el amistoso frente a Panamá que jugaría horas después, tuvo una charla, pero no táctica propiamente, en un salón donde los jugadores refugiaron sus angustias para encontrar por todos los medios posibles noticias de sus seres queridos.

Fue entonces cuando la cabeza del grupo, con la serenidad que siempre le ha caracterizado, pidió calma como primer antídoto contra la consternación generalizada. “Era entendible esa reacción de los muchachos, pero no podíamos entrar en el juego del desespero, porque iba a ser peor”, recuerda Reinaldo Rueda, quien fue el polo a tierra en el momento más oportuno.

Desde ese día, el seleccionador nacional de Honduras ha tenido que convivir, pero sobre todo transformar, la normal zozobra de sus dirigidos, en un aspecto motivacional en la Copa Oro, torneo en el que ya se instaló en cuartos de final y donde el objetivo no es el título en sí, sino encontrar más variantes para la recta final de la eliminatoria mundialista.

El técnico colombiano que hoy por hoy tiene tiquete directo a Suráfrica, sabe de la importancia de confirmarlo, porque los hondureños dejarían atrás los problemas para sonreír en torno a un balón. Igual reza porque la situación vuelva a su normalidad y ahora más que nunca le es fiel a la frase de Maradona en su despedida, ya que en definitiva también es de los que piensa que por fortuna “la pelota no se mancha”.

Más que oportuna y necesaria esta buena campaña en la Copa Oro.

Gracias a Dios se ha hecho un buen trabajo y esperamos seguir en camino, esta Copa Oro es un paso importante y, si se puede ganar, bienvenida sea.

¿Por qué no utilizó el grupo que viene jugando la eliminatoria?

Es un grupo mixto, prácticamente nuevo, donde hay unos 15 jugadores, de los 50 inscritos ante Fifa, y ocho nuevos. Se asumen riesgos, es cierto, pero se le apunta a la búsqueda de nuevos talentos para fortalecer todas las líneas y contar con alternativas de solución.

¿Cómo han vivido en el interior de la selección el difícil momento político de Honduras?

Con mucha preocupación por la forma en que se ha alterado el orden público, justo nos tomó esta situación acá en Estados Unidos y es una pena porque altera toda la armonía y tranquilidad de una comunidad y a nosotros como selección también nos afecta, porque está la preocupación latente por las familias de los jugadores.

¿La suya viajó a Colombia o permanece en Tegucipalga?

Justo un día antes de este suceso habían salido para Colombia, porque coincidió con el período de vacaciones de los hijos, pero tenemos gente muy cercana en Honduras que nos ha brindado su solidaridad, apoyo y amistad, así que es preocupante por la incertidumbre que se vive.


¿Qué le dicen los jugadores?

Hay casos especiales, por ejemplo algunos tienen sus esposas en embarazo, entonces son situaciones que desestabilizan el normal desarrollo de un país, como el tema del toque de queda o algunos hechos de violencia que pueden generar inseguridad.

¿En la cancha la preocupación queda a un lado?

Por fortuna son muy conscientes del compromiso con la selección y a la hora del partido se aislan de esa situación.

Pero el fútbol como identidad de un país no es ajeno a este tipo de situaciones.

Claro, además es un tema de doble vía, porque así como la parte deportiva afecta a la nación; de igual forma el aspecto político, porque es un país pequeño que vive con mucha intensidad ambos temas.

¿Qué tan cercano es al depuesto presidente Manuel Zelaya?

La relación normal en un país futbolero donde la figura de uno como seleccionador nacional tiene gran distinción. He compartido con él en dos o tres ocasiones, siempre con el mayor respeto y guardando las distancias, él en su posición y yo con mi compromiso de ayudar al desarrollo del fútbol hondureño.

¿De a poco todo vuelve a la normalidad?

El tema de la violencia se está controlando con algunas medidas y con el paso de los días los ánimos por fortuna se han enfriado, pero según afirmaciones de analistas, no se sabe qué pueda pasar a futuro y la situación podría alargarse y tornarse más compleja por la polarización de las partes y esto perjudicaría en todo aspecto, hasta nuestro proceso de clasificación al Mundial.

¿Los tres partidos que le restan de local en la eliminatoria se jugarían en otro país?

Ojalá que no, puede ser un tema que incluso ya se ha planteado, pero esperamos que todo vuelva a la normalidad para que juguemos ante nuestra afición.

¿Contempla la opción del repechaje?

Todo es posible en el fútbol, pero ojalá que vayamos directo sin postergar un mes más esa anhelada meta.

Mete segunda hacia Suráfrica

De la mano de Chelato Uclés, Honduras apareció en el mapa futbolístico al disputar el Mundial de España 82, pero nunca más pudo acercarse a la élite, hasta ahora que Suráfrica parece un destino posible.

Los catrachos actualmente ocupan el tercer lugar del hexagonal final de la Concacaf con siete puntos, suficientes por ahora para reservar tiquete directo a Suráfrica (los tres primeros van al Mundial y el cuarto disputará repechaje con el quinto de Suramérica).

A los de Rueda les restan cinco escalas para llegar al continente negro. Recibirán en casa —si la situación interna del país se normaliza— a Costa Rica (agosto 12), Trinidad y Tobago (septiembre 5) y Estados Unidos (octubre 10), mientras a domicilio enfrentarán a México (septiembre 9) y El Salvador (octubre 14).