Luis Bedoya y su reunión con los árbitros

El presidente de la Federación Colombiana de Fútbol contó intimidades de la reunión que sostuvo con representantes del arbitraje colombiano.

El presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, le contó el martes a El Espectador la intimidades de la reunión que el lunes en la noche sostuvo con algunos representantes del arbitraje colombiano, entre ellos Óscar Julián Ruiz, quienes acudieron a él para que los ayudara no sólo a recuperar su dignidad sino también a mejorar algunas condiciones básicas de su trabajo.

El primer tema tratado fue el económico, en el que Ruiz le pidió a Bedoya que sirviera de intermediario con la Dimayor para que ésta considere la posibilidad de subirles los salarios a los árbitros, pues desde octubre de 2007 no lo hacen. “Ese tema lo debo hablar directamente con Ramón Jesurún, pues es la Dimayor y los clubes profesionales los que le pagan los honorarios a los jueces. Mañana mismo (hoy) me reuniré entonces con Ramón para mirar en qué podemos avanzar en este tema”, explicó. Actualmente un central gana por partido pitado de la A un millón de pesos y los asistentes $500 mil.

El árbitro llanero también argumentó ante Bedoya que algunos de sus colegas se quejan porque las pruebas de exigencias que se hacen durante las pretemporadas están por encima de los estándares internacionales, a lo que el presidente de la Colfútbol le prometió que se iban a revisar. “Mañana también (hoy) me reuniré con los miembros de la Comisión Arbitral para mirar qué es lo que está pasando con este tema”, agregó Bedoya.

Otro punto que se desarrolló fue el pedido de los jueces de que se les avise con más tiempo las designaciones arbitrales, pues actualmente lo hacen con 72 horas de anterioridad y la mayoría de ellos, que tienen sus negocios particulares o son empleados, necesitan más tiempo para dejar sus cosas cuadradas.

Finalmente, los jueces hicieron hincapié en la necesidad de manejar con mayor prudencia los anuncios de sus respectivas sanciones para proteger de alguna forma su dignidad. “Ellos me decían que no es posible que se enteren de sus penas a través de los medios de comunicación. Piden que sean ellos los primeros en conocer las determinación de la Comisión”.

“La gente nos destroza y aunque reconocemos que nos equivocamos, somos seres humanos y merecemos un mejor tratamiento”, le dijeron a Bedoya, quien tras sendas reuniones hoy con la Dimayor y la Comisión Arbitral intentará darles solución a algunos de sus pedidos, pero también hacerles algunas exigencias.