Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas

Jackson, más vivo que nunca

El delantero del Medellín superó una lesión que lo dejó fuera de la selección y ahora demuestra su recuperación a punta de festejos.

Se muestra orgulloso de su raza, tanto que nunca se imaginaría siquiera cambiarse el color de la piel, asegura que el baile no es propiamente su fuerte, pero saca uno que otro paso cuando celebra y lo único que dice cantar son goles.

También a la hora de escuchar, la música en inglés nunca ha estado entre lo predilecto y por su religión escucha “desde reggaetón hasta vallenato cristiano”, pero sólo hasta hace poco, cuando el rey del pop dejó de existir, Jackson Martínez pudo conocer la razón por la cual lo bautizaron así.

“Nunca me había dado por preguntarle a mi mamá por qué me había puesto ese nombre, pero después de que murió Michael Jackson me dijo que le gustaba tanto como él bailaba, que quiso que su hijo tuviera algo de ese cantante”, explica el goleador del Medellín y del presente Clausura que va camino a ser estrella como el estadounidense, pero no en los escenarios sino en la cancha.

No vende millones de discos como el desaparecido cantante, pero sí ilusiones que alimenta con cada uno de sus festejos, los cuales de seguir multiplicando permitirán que el que quiera llevárselo al exterior gire un cheque con una cifra mínima de seis ceros a la derecha.

Estudiantes de La Plata, flamante campeón de la Copa Santander Libertadores, ya lo tiene en la mira y el chocoano se siente halagado porque “es algo que uno quiere y la oportunidad que todo jugador espera, la de ir al fútbol internacional, así que si ya se empiezan a fijar en uno es porque las cosas se están haciendo bien, pero si por alguna razón no se da la transferencia, es cuando más hay que tratar de aumentar el nivel y nunca bajar los brazos”.

De todas formas Jackson, al igual que su homónimo de apellido, sueña con el éxito vestido de rojo y azul, al advertir que “la cabeza la tengo puesta en el Medellín, el pasaporte lo tengo listo para cuando se presente la oportunidad, pero quiero irme de acá siendo campeón y goleador si es posible”.

En la capital antioqueña empieza a ser ídolo de la afición poderosa y allí el arroz con todo que le prepara su madre Ernes en cada jornada de descanso no pudo ser servido ayer, porque el goleador siguió de Neiva a Barranquilla, donde el DIM enfrentará mañana al Júnior en el Metropolitano (3:30 p.m.), en juego de ida de la segunda fase de la Copa Colombia.

Esas ganas pueden esperar, pero tal vez las que no tanto son las de volver a estar con la selección, porque su debut fue casi despedida hace tres semanas, cuando una rotura fibrilar del gemelo de su pierna derecha lo bajó del avión que partía a Estados Unidos para enfrentar a El Salvador en Houston.

“Me dolió mucho salir de la concentración el último día, pero lo tomé muy tranquilo porque Dios me dio la bendición de ir allá y experimentar al menos cómo era la selección de Colombia de mayores”, confiesa el delantero que encontró consuelo al saber que “igual era el reconocimiento por estar haciendo las cosas bien, entonces regresé a Medellín mentalizado en volver después de la lesión con un nivel más alto”.

Promesa cumplida porque reapareció cargado de goles, los cuales atribuye “a la buena recuperación, porque aparte de la fisioterapia con el club la reforcé con trabajos extra en la casa y ya después volver en un buen momento del equipo también ayudó mucho a que entrara enchufado”.

Semejante idilio con la red contraria le permitirá que el regreso a la tricolor sea más rápido de lo imaginado, ya que Eduardo Lara contempla seriamente la opción de convocarlo este jueves para los dos próximos partidos de eliminatoria, incluso por encima del mismo Teófilo Gutiérrez, quien no atraviesa por el mejor momento.

El 9 rojo se ilusiona, pero no más de la cuenta, así el seleccionador nacional le hubiese mandado “saludos con (Luis Fernando) Mosquera y la ilusión de estar otra vez con la selección siempre la he tenido y ahora más, ya que él siempre les ha dado la oportunidad a los jugadores que están pasando por un buen momento y ahora me siento en uno inmejorable”.

Si el llamado llega, frente a Ecuador y Uruguay, podría darse su estreno internacional y, de celebrar en la eliminatoria, daría otro paso para convertirse en rey, en el rey del gol.