“Creían que Brawn GP era una mentira”: Barrichello

A sus 37 años, el piloto más veterano de la grilla, parece vivir una segunda juventud en la Fórmula Uno.

El domingo, en el Gran Premio de Europa, consiguió su victoria número 10 en sus 16 temporadas en la máxima categoría y de paso puso freno a una larga sequía de cinco años sin ganar.

Sus nueve triunfos anteriores habían sido con Ferrari, una escudería en la que siempre estuvo supeditado al reinado de Michael Schumacher. Ahora ha encontrado la libertad en el sorprendente equipo Brawn. Marcha en el segundo lugar de la clasificación de pilotos con 54 puntos, 18 menos que su compañero, Jenson Button.

¿Qué sintió al ganar después de tantos años?

Fue fantástico, un fin de semana que nunca olvidaré, especialmente porque después de cinco años no recordaba cómo era ganar. Fue muy duro, en la carrera no cesé de empujar, empujar y empujar. Fue un infierno, es el recuerdo que me queda de la prueba.

¿Qué le parece la revolución de su escudería?

Una buena sorpresa. Saludable para la F-1. La competición necesitaba un cambio como éste. La revolución sólo fue posible porque el equipo nació muy tarde y no realizó su aparición pública hasta pocas semanas antes del inicio del Mundial, por lo que las demás escuderías no tuvieron tiempo de reaccionar. Cuando comprendieron nuestras mejoras, era ya muy tarde.

¿Siente muchas envidias?

Sí, es natural en la Fórmula Uno. Todo piloto desea estar sentado en el carro ganador. Parte de estas reacciones extremas contra nuestro equipo vienen por eso.

¿Lo esperaba?

Mucha gente creía que Brawn era una mentira. Pero, cuando comprendieron que era una realidad... Todo este movimiento contrario continúa incluso ahora, cuando la Federación Internacional ha declarado legales nuestros difusores.

Explique sus sensaciones al volante del Brawn.

Siento un gran placer al pilotar este auto. Una sensación maravillosa. Lo más curioso es que el año pasado teníamos un monoplaza que no era tan desequilibrado como podía parecer. Era cómodo, pero era increíblemente lento. Éste es equilibrado e increíblemente rápido.

¿Cree que ha recuperado un tiempo que pensaba perdido?

Siempre fui optimista. Incluso en el período en que esperaba que Honda se definiera. Cuando me preguntan si creo que algún día seré campeón, siempre respondo que sí.

¿Se vio fuera del Mundial?

No. Hablaban de muchos nombres. Pero se olvidaron de preguntarle a Ross Brawn. Yo hablaba con él regularmente y me decía: “Rubens, puedes estar tranquilo. Si soy yo quien va a llevar adelante el proyecto, vas a ser mi piloto junto con Button”. Y fue lo que ocurrió. Estuve siempre muy tranquilo. Hasta que un día antes del anuncio oficial me llamó y me preguntó cuándo podría viajar a Inglaterra para hacer el molde de mi asiento. En aquel instante comprendí que todo estaba bien y lo celebré con mi esposa.


¿Se siente más libre ahora que en Ferrari?

Mucho más. Incluso cuando no obtenía buenos resultados estos últimos años en Honda, me sentía libre..., pero no tenía carro. En Ferrari tenía auto, pero no tenía libertad.

¿Está arrepentido de no acabar antes su relación con ‘Schumi’?

Sí. Con la experiencia que tengo hoy, habría dejado el equipo antes.

¿Pasó por su cabeza dejarlo todo cuando le mandaron dejarse pasar en Austria 2002?

En aquella carrera pensé en no dejar que Michael me adelantara. Ellos me lo pidieron ocho vueltas antes de la conclusión. Y sólo lo permití en la última curva de la última vuelta. Allí empezó el deseo de cambiar las cosas. Y cuando Honda me ofreció el contrato, decidí marcharme.

¿Alguna vez Brawn le ha insinuado que habría un número uno?

Nunca.

¿Sabe que está en un equipo británico con un piloto británico?

Yo ya corrí en un equipo irlandés con un compañero irlandés (en Jordan, con Eddie Irvine), y es mucho peor. Lo que cuenta es quién tiene el pie derecho más pesado.

¿Piensa que está en la parte más importante de su carrera?

Sin duda. Soy el piloto más veterano de la F-1 y voy a disputar el título. Si demuestro ser rápido y constante, capaz de serle útil a un equipo, no importa tener 22 años o 36.

“No acepto un papel secundario”

Rubens Barrichello, cansado de ser el eterno segundón de Michael Schumacher en Ferrari, en mayo pasado tuvo un altercado con Ross Brawn, propietario de su actual escudería, cuando sintió en el Gran Premio de España un trato preferencial para Jenson Button. “Fui a los boxes y le dije a Ross que si hacía algo para dejar que Jenson ganara la carrera, yo me iba a casa. Pero Brawn fue enfático y me dijo que la victoria de Button fue mera coincidencia”.

Barrichello lideró ese día la carrera, pero el equipo optó por dos paradas en vez de tres para Button. Pero mantuvo igual la estrategia del brasileño, quien hizo tres y fue rebasado por el inglés y debió conformarse con el segundo. “La realidad es que me fui de Ferrari por este tipo de cosas. Así que aquí no aceptaré nuevamente el papel secundario”, dijo Rubens.