Presidente Duque pide reactivar circular roja a jefes del Eln que están en Cuba

hace 4 horas

‘Cheché’ da la cara

Tras la eliminación del Cali de las semifinales del Clausura, su técnico, José Eugenio Hernández, hizo un balance de gestión en el que rescata el apoyo y promoción de varios jóvenes de las divisiones menores verdiblancas.

En la pierna izquierda de Danny Aguilar reposaba la última gota de ilusión, cuya distancia entre el alivio y la condena estaba medida en 11 metros. Pero así como su remate que repelían las manos de Luis Delgado, la suerte estaba echada para el Deportivo Cali en el Clausura.

El penalti desperdiciado por el mediocampista en el descuento del juego contra Real Cartagena en el Jaime Morón fue el punto final de los verdiblancos, que a lo largo del segundo semestre tuvieron muchos suspensivos que derivaron en una eliminación que amenaza con pasarle factura a más de uno.

Y tal vez el primero que deberá afrontar el peso de semejante fracaso sea José Eugenio Hernández, quien como cabeza del plantel sabe que es el primer responsable, mas no el único, y de hecho en medio de los altibajos azucareros en la Mustang II quiso comprometer más a sus dirigidos al asegurar que de no clasificar a los cuadrangulares se alejaría para siempre del fútbol.

Osado o no, la estrategia, como el equipo en general, falló por completo. Tal vez por ello se haya abstenido de tocar el tema en los últimos días. El silencio se apoderó por completo del DT, que convocó a la reflexión y las conclusiones de la misma quiso compartirlas con El Espectador en plena casona de Pance, donde el ambiente tenso aparte de confirmar que los resultados no aparecieron, hace prever un próximo, por no decir que inmediato, revolcón en la sede deportiva del Cali.

Cheché, como asistente de Jorge Luis Pinto en la selección absoluta de Colombia, quedó a mitad del camino en plena eliminatoria, se tomó un tiempo para volver a sentarse en un banquillo y pensó en tener el desahogo con el equipo que le enseñó a ganar como entrenador gracias a una vuelta olímpica y un subtítulo de Libertadores.

En el primer semestre estuvo cerca de alcanzar una estrella, pero en el Pascual Júnior se encargó de truncar tal ilusión en la última fecha de la semifinal. Entonces la apuesta fue para el Finalización, en el que de tanto tropiezo, terminó cayendo definitivamente el domingo pasado en Cartagena. 

Aún así, asegura estar siempre de pie y firme para lo que se venga. Necesita estarlo en realidad porque la palabra está empeñada y su futuro en la dirección técnica con un signo de interrogación tan grande como esta nueva decepción verdiblanca.

¿Se proyecta con el Cali a futuro?

El Cali tiene un buen nivel futbolístico, a pesar de los errores que se han cometido durante este torneo, pero considero que el esfuerzo es diario y estamos seguros de que en el próximo campeonato alcanzaremos más metas de las que tenemos establecidas.

¿Qué le ha dado al equipo en esta segunda etapa como entrenador?

Se han consolidado algunos jugadores de las divisiones menores que no tenían posibilidades de jugar con el grupo profesional, como es el caso, por ejemplo, de Michael Ortega, quien aunque es el que cumple la norma del Sub 18, ha venido actuando con regularidad a lo largo del torneo. También está el caso de otros futbolistas como Carlos Lizarazo, Luis Fernando Muriel y el mismo panameño Alfredo Phillips, que han trabajado en divisiones menores y los dimos a conocer en este período de competencia.

¿Qué es lo que más les ha inculcado a estas jóvenes promesas?

Que los jugadores deben ser educados como líderes desde las divisiones menores para que no se vuelva una exigencia cuando llegan a la etapa mayor del fútbol.

¿Qué factores externos o internos influyeron en el rendimiento del Cali a lo largo del Clausura?


Somos un equipo muy estable y en conjunto tenemos los argumentos y las condiciones suficientes para hacer un buen juego y lo mostramos por momentos, a pesar de que estamos pasando por un período electoral (N. del R.: el próximo 5 de diciembre se elegirá la nueva junta directiva), lo más importante para todos es que el equipo progrese y que siempre llegue a la instancia definitiva de los cuadrangulares.

¿Es una ventaja frente a los demás que este sea un club estable económicamente?

No tener afugias de esa índole indudablemente nos da un equilibrio en todas las esferas y es una de las razones por las cuales esta institución es respetada en el país y puesta como modelo, aunque obviamente los logros deportivos aportan mucho más y son los que están a la luz pública.

¿Es verdad que está atravesando por problemas emocionales?

Realmente mi vida privada en todos los aspectos se encuentra bien y tampoco he tenido inconvenientes durante los últimos días, así que estoy tranquilo.

¿Cómo espera superar este momento?

Siempre recurro a la fe que tengo en Dios y no necesito de otro medio para pedir protección. 

Usted, que formó parte del cuerpo técnico de la selección en esta última eliminatoria, ¿qué le dejó la tercera eliminación consecutiva a un Mundial?

Pienso que es un hecho lamentable y esto debe servir para que los dirigentes de la Federación estructuren el trabajo con conciencia y que la persona escogida para dirigir a los jugadores esté altamente capacitada, para que tenga continuidad y no se tenga que interrumpir bruscamente un proceso; creo que este método debería aplicarse en todos los equipos.

¿El problema entonces es sólo dirigencial?

No, creo más bien que el problema es de determinación, hay que conservar el rumbo que se eligió, estar seguros de que las decisiones tomadas hay que respaldarlas con insistencia.

¿El director técnico de la selección debe ser extranjero para evitar divisiones?

Creo que acá en Colombia hay personas que pueden dirigir el equipo, pero no se debe descartar la posibilidad de traer a una persona de otro país porque seguramente hay muchos que pueden y quieren aportarle a nuestra selección.

¿A usted le gustaría dirigirla?

Si se llegara a presentar esa posibilidad, habría que pensarlo con mucho cuidado, sin embargo siento que tengo las capacidades para hacerlo.