"No nos sentimos líderes": Milton Rodríguez

El goleador del líder Cartagena dice que la buena campaña se sustenta en un grupo de obreros.

Cuando el panorama en lugar de despejarse tiende a ser cada vez más oscuro, muchos intentan ir al reencuentro de su esencia y, aunque Milton Rodríguez no cree que luego de un año aciago haya empezado de cero en Cartagena, el sábado anterior tras volver al lugar donde un día se bautizó de goleador sintió que el rumbo no lo perdió nunca.

En Tuluá, el delantero del Real celebró por quinta vez en el torneo para primero confirmar un liderato que hoy luce sólido antes que sorpresivo, y de paso distinguirse como el más efectivo en la red contraria. ¿Presente inmejorable? Para el nueve no, porque ahora quiere hacer del Jaime Morón una muralla en la que sólo se escuche el eco de sus conquistas.

¿Cómo se explica este arranque del Cartagena con una campaña casi perfecta?

Es algo simple: se cuenta con un equipo que trabaja unido y bien, muy ordenado tácticamente y que está lleno de obreros, porque todos corremos y metemos por igual. También fue importante que gracias a Dios, desde el primer partido, las cosas nos salieron.

¿La prioridad del Real sigue siendo salvar la categoría?

Desde mi llegada nunca pensé en que iba a pelear el descenso, por el contrario, siempre tuve en mente en que en esta plaza se podían pelear cosas importantes por el grupo de amigos que encontré, el cuerpo técnico que lo sabe orientar y creo que hasta ahora todo eso se está dando.

¿Le ha sorprendido en algo el técnico Húbert Bodhert?

El ‘profe’ antes que entrenador es amigo de los jugadores, nos escucha y si de pronto está equivocado, lo acepta y asume. Una de sus grandes virtudes como estratega es que le apuesta al fútbol ofensivo.

Los buenos resultados pueden derivar en exceso de confianza...

Los de la euforia y quienes celebran más con el liderato son la afición y el periodismo de Cartagena, pero nosotros tratamos de no pensar en que no somos líderes, sino de afrontar cada partido con mucha responsabilidad y demasiadas ganas.

¿Usted tampoco piensa en que es el goleador del torneo?

Eso te da motivación y confianza, pero lo importante es aportarle al grupo, metiéndola, asistiendo a los compañeros o colaborando para que el rival no salga cómodo desde atrás.

Si tuviese que elegir uno de los cinco tantos que ha celebrado hasta ahora, ¿con cuál se quedaría?

Para mí todos son especiales, pero tal vez por lo bonito, me gustó mucho el de tiro libre frente al Chicó, porque hacía rato no la metía con pelota quieta.

¿Y el del sábado en Tuluá tuvo un sabor especial por ser en la tierra donde inició su carrera?

No, Tuluá me trae muchos gratos recuerdos, tocó marcarle, pero no me generó nada en especial, simplemente fue importante porque nos abrió la senda del triunfo.

Los otros delanteros del Cartagena (Edwards Jiménez y Néstor Salazar) son también de área, ¿cómo hacen para no robarse espacios?

Nos llaman jugadores de área, pero en realidad cualquiera de nosotros abre la cancha, somos colectivos y así lo hemos demostrado, porque ellos me la dan o yo a ellos. La misma experiencia hace que uno pueda generarle espacios al mismo compañero o asistirlo.

¿Se ha reencontrado con su nivel?

En este momento me siento con demasiada confianza, siempre me he caracterizado por ser goleador y estoy atravesando por una buena racha en lo individual y colectivo, lo cual me tiene muy contento acá en Cartagena.

Viviendo este presente, ¿se ha puesto a pensar por qué las cosas no salieron ni en Millonarios ni en Tolima?

Lo veo más como rachas negativas que son normales en cualquier actividad de la vida, porque no siempre todo te va a salir bien.

¿Se fue mortificado de Bogotá?

Ya asimilé la salida de Millos. Tuve un semestre muy bueno (Clausura 2008) y uno segundo malo (Apertura 2009), obviamente me hubiese gustado salir de otra forma, por la puerta grande como se dice, pero así son las cosas y esa etapa quedó en el pasado.

¿El verdadero examen del Real será mañana frente al Medellín?

Sabemos que vamos a enfrentar al campeón y el equipo que viene detrás de nosotros en la tabla, pero si le hacemos sentir que somos los locales, el resultado se puede quedar en Cartagena.

¿Se siente algo de revancha por la derrota como local con el DIM en la semifinal pasada?

Siempre queda la espinita, los muchachos la sienten y eso es bueno porque les da más deseos de salir a ganar. Igual con el presente que tiene el equipo, el partido va a ser diferente.

¿Ahora miran distinto al Real?

Sí, claro, la única forma de que uno gana respeto es ganando. Los rivales ya dicen: si estos son líderes es por algo, toman mayor referencia y se preocupan más a la hora de enfrentarnos.

Con 16 puntos más estarán en el cuadrangular semifinal y en el Jaime Morón los tienen…

El grupo la tiene clara: seguir haciéndonos fuertes en casa, porque ese será el éxito del Real en este campeonato. Si logramos los puntos que nos restan acá, vamos a estar entre los cuatro y a eso debemos apuntarle. De hecho, cuando el equipo ha llegado a semifinales ha sido por su buen rendimiento de local y ahora que sólo cuatro clasifican, no puede  ser la excepción.

 

últimas noticias

Juan Pablo Nieto y las segundas oportunidades

La resiliencia de Tiger Woods