Un título que se veía venir

El colombiano logró su tercera corona en el PGA Tour y le sacó cinco golpes de ventaja a Anthony Kim.

Se veía venir. El tercer título del colombiano Camilo Villegas en el PGA Tour iba a llegar más temprano que tarde porque en 2010 comenzó jugando muy bien.

En los torneos de Doha, Abu Dabi, Marana y Phoenix, el antioqueño, de 28 años, había demostrado su buen nivel peleando las primeras posiciones.

La semana pasada, cuando estuvo en Bogotá para la presentación del Pacific Rubiales Bogotá Open, dijo que se sentía muy consistente y que si seguía así, pronto iba a ganar algún torneo.

Y lo hizo este domingo en el Honda Classic, que se disputó en Palm Beach. Se impuso con la claridad y contundencia con la que ganan los grandes jugadores, liderando el evento de principio a fin, con cinco golpes de ventaja y embocando un precioso y difícil birdie en el hoyo final.

A pesar del cansancio, porque su viaje relámpago a Colombia le quitó horas valiosas de descanso, Villegas llegó muy motivado a Palm Beach, un campo que conoce bien y en el que siempre ha tenido buenas actuaciones. El jueves se puso al frente con un marcador de 66 impactos, cuatro abajo del par. Repitió esa actuación el viernes. Y el sábado, generalmente su día malo, hizo menos tres, para conservar la punta.

El domingo jugó con tranquilidad y manejó la ventaja con la que arrancó sobre el fiyiano Vijay Singh y el estadounidense Anthony Kim, quien al final fue segundo. Ni siquiera tres bogeys en los hoyos 11, 12 y 15 le hicieron perder la calma y terminó relajado, disfrutando su paseo triunfal en el 18.

“Estoy feliz, muy satisfecho con el golf que jugué esta semana. Curiosamente mi victoria coincidió con el torneo Nationwide en mi país y sé que allá están todos pendientes de esto”, dijo Camilo una vez finalizó su recorrido.

“No es tan simple como la gente cree. A pesar de la ventaja que tenía, sabía que no me podía desconcentrar. Tuve paciencia e intenté jugar hoyo por hoyo, sin pensar en el marcador final. El último birdie me encantó, realmente lo disfruté, así quería cerrar el torneo”, agregó.

Camilo comenzó a jugar en el PGA Tour en 2006 y sus dos primeras victorias las consiguió a finales de 2008, en el BMW Championship y en The Tour Championship. Tres veces ha sido subcampeón de algún torneo y en seis ocasiones más ha terminado tercero.

Lleva 24 top 10 en los 11 torneos que ha disputado y que le han reportado ganancias cercanas a los US$12 millones.

La próxima semana jugará el World Golf Championship-CA, en otro campo que Villegas conoce bien, el TPC Blue Monster en Doral, Miami.

“Bueno, estoy contento, ganar siempre te quita un peso de encima, pero el objetivo es aprovechar al máximo el buen momento por el que estoy pasando y conquistar la mayor cantidad de torneos que pueda, sin perder la alegría de jugar”, le dijo anoche el antioqueño a los periodistas de la página oficial de la PGA, que lo califica como “Tesoro Nacional”.

La verdad es que la victoria de Camilo se vivió y se disfrutó como se hacía en otras épocas con las de los ciclistas o futbolistas. En el Country Club, por ejemplo, no alcanzaron las pantallas de televisión para la cantidad de gente que quería ver el triunfo del colombiano, a pesar de que en el campo Fundadores, simultáneamente, se definía el título del Pacific Rubiales.

“Lo único malo de ganar es que la gente en Colombia ahora va a esperar que gane siempre, y eso en este deporte es imposible. Yo trataré de seguir dando siempre lo mejor y de dejar en alto los colores de mi país, así no siempre se den los resultados como ahora”, comentó argulloso el nuevo campeón del Honda Classic.

 

últimas noticias