"En los clásicos hay de todo, menos favoritos": Yanes

Este sábado en la noche Santa Fe-Millos (6:20 p.m., TV abierta).

Cuando ascendió con Chicó cualquier rival en primera resultaba especial. Una vez partió a Francia, no alcanzó a sentir la rivalidad con otro porque el Lille era el único de la ciudad en la máxima división gala. Ni hablar entonces de la insatisfacción que sintió como costeño, al no poder enfrentar con Júnior al Unión de su natal Santa Marta por soplar El Ciclón en la B y por esa misma razón, en Cúcuta (Bucaramanga descendido), se privó de vivir el duelo de los santanderes.

Sólo en Bogotá, Luis Alfredo Yanes ha sabido lo que es jugar un clásico y tras casi tres años de haber disputado un derby capitalino, esta tarde, con la camiseta de Santa Fe puesta, vuelve a tener la azul al frente (6:20, TV abierta).

El de este sábado será su décimo enfrentamiento con Millonarios (tres victorias, dos empates y cuatro derrotas) y de todos, uno le merece renglón aparte al samario que comandará el ataque albirrojo: “Imborrable fue el que jugamos a puerta cerrada, porque se ganó y marqué (NdR: octubre 2 de 2005, 3-1), pero se vivió diferente porque sólo festejamos nosotros, sin los hinchas que siempre le dan ese color especial”.

Por eso espera que el clásico 258 “se viva en paz, porque desde hace dos semanas estamos pensando sólo en él y debemos ir a buscarlo desde el primer minuto, ya que ganarlo representa más que tres puntos”.

Él también anda en búsqueda del nivel que le “permita jugar más tranquilo, sin tanta ansiedad, pero ésta de a poco se va y la confianza aumenta por estos últimos partidos en los que anoté, pero lo que más feliz me tiene es retomar el tono muscular”.

A sus 27 años, Yanes también admite que del jugador que atravesó el Atlántico con su primer sello de pasaporte, al que regresó a Bogotá, hay diferencias: “En la cancha soy más colectivo, ataco, pero también defiendo y no soy tan individualista como antes”.

Piensa en equipo y sueña con culminar el camino que no pudo en el Apertura 2005 cuando tuvo que conformarse con el subtítulo, por lo que “el compromiso es llegar al cuadrangular. Antes con un empate de visitante alcanzaba, ahora con un torneo tan corto y sólo cuatro clasificados, hay que pensar de a tres adentro y afuera”.

Y los primeros quiere que sean el sábado en un “clásico, donde hay de todo, menos favoritismo porque no importa cómo se llegue, sino mostrar la jerarquía suficiente, así que ojalá gane el mejor y que ese sea Santa Fe”.