“Esto nos debe servir”

Húbert Bodhert, técnico del Real, espera que sus dirigidos asimilen la primera caída en el Apertura para mantenerse en el liderato.

Luego de triunfar, y con autoridad, en el Metropolitano, el Cartagena llegaba el sábado anterior más líder que nunca al Hernán Ramírez, donde el Pereira mostraba un semblante contrario tras perder, y por goleada, el clásico del Eje Cafetero con el Once Caldas.

Y todavía con el reloj marcando segundos de juego, las diferencias ya se plasmaban en el marcador, aunque a la inversa, porque era el local el que golpeaba primero con el argentino Daniel Néculman y casi que por nocáut, ya que los heroicos en definitiva no pudieron reaccionar por más que tuvieran tiempo y la pelota buena parte en su poder.

Con contundencia, la misma que habían tenido los visitantes en Barranquilla una semana atrás, el matecaña dejó en historia el invicto del Real, que llegó a nueve jornadas. Y lo hizo con dos razones más, léase goles, gracias a León Darío Muñoz y Julián Barahona, de lo más destacado en el dueño de casa junto a Edigson Velásquez, toda una muralla frente a los cartageneros.

“No nos bastó con tener durante muchos pasajes el balón e incluso llegar con propiedad al arco rival. Ellos encontraron el gol rápido y ya después se replegaron para jugarnos a la contra y así tuvieron espacios para aumentar en una estrategia que les dio resultado”, fue el balance del técnico Húbert Bodhert, quien pese al revés, conserva el primer lugar del torneo con 21 puntos después de 10 jornadas.

El DT bolivarense, quien no ocultó la insatisfacción por el resultado, espera que la derrota en la capital risaraldense “deje la suficiente autocrítica, esto nos debe servir para mejorar y fortalecernos aún más, porque el grupo tiene un gran material humano”.

Al Pereira, por su parte, la segunda victoria como local le sirvió para aliviar las penas por el descalabro en el Palogrande y de paso meterse en la conversación para el cuadrangular semifinal, al sumar 16 puntos con un equipo que, según Barahona, uno de sus dos goleadores con tres festejos, “supo reponerse en una semana y ahora ya debemos pensar en Envigado, que es un rival complicado”.

El naranja llegará golpeado a tal compromiso, porque el domingo en el Parque Estadio oficiaba de local, pero lució visitante en las gradas y en el campo, al caer goleado 1-7 por el Medellín, que tras su opaca presentación copera, espera retomar el camino en el rentado.

Y parece hacerlo de la mano del paraguayo Mario Édinson Giménez —venía de ver la roja en Montevideo frente a Racing— y de Luis Carlos Arias, quienes con tripleta cada uno, colaboraron para una victoria histórica, como quiera que El Poderoso jamás había marcado tal cantidad de tantos a domicilio.

El juego entre naranjas y rojos no sólo arrojó el resultado más abultado del torneo, sino también la mayor cantidad de expulsados, tres y todos del local: Gerardo Bedoya, Néider Morantes y Dorlan Pabón.

 

últimas noticias

Los valientes

Jarlan y su hasta pronto

Franco Armani y el valor de confiar en uno mismo