Consenso para sacar a López

DNE, Ministerio del Interior y socios minoritarios sellan alianza para que en la asamblea de este lunes se cambie al presidente y su junta. Plan B, la intervención estatal. Comité de Vigilancia devuelve estados financieros. Juan C. López desmintió el domingo que vaya a renunciar.

Durante la última semana y por cuenta de los pobres resultados deportivos y financieros del Club Deportivo Los Millonarios, el Gobierno, representado por el viceministro del Interior, Miguel Ceballos, el director nacional de Estupefacientes, Ómar Figueroa, algunos integrantes del Comité de Vigilancia del equipo que integran un representante de la DIAN y otro del Seguro Social, entre otros, sostuvieron varias conversaciones privadas y reuniones con el propósito de tomar medidas de choque para sacar al equipo de la profunda crisis que atraviesa.

En la peor situación de toda su historia, reflejada en deudas de $29.697 millones y una puntuación en la tabla que lo acerca al descenso, los delegados estatales nuevamente discutieron lo que reiterativamente en los últimos gobiernos ya se había planteado sin solución: ¿Qué hacer para salvar a Millonarios?: la conclusión luego de estudiar el caso fue unánime; cambio de su presidente Juan Carlos López y de todo su Comité Ejecutivo.

Por eso en las reuniones de jueves y viernes, mientras salía por la puerta de atrás el técnico y socio del club Luis Augusto El Chiqui García y el presidente Juan Carlos López trataba de explicar sin sonrojarse la debacle económica y deportiva del club, los representantes del Gobierno determinaron que en la asamblea de este lunes en el Club Bogotá Tenis, cerca de Chía, en el punto octavo del orden del día, denominado, “proposiciones y varios”, la propuesta será concreta: sacar a los directivos de la mayoría de posiciones de manejo del club.

En este sentido, horas antes de la asamblea se van a reunir los delegados del Gobierno y un sector de socios minoritarios del club para presentar una nueva plancha con cinco nombres que mediante votación se convertirían en el nuevo Comité Ejecutivo del Club. El Espectador conoció que los nombres que la integrarían son: Miguel Ceballos, actual viceministro de Justicia; Ómar Figueroa, director de la DNE, y Cruz Ernesto Quiñones, jefe de control interno de la institución. Como se recordará, la DNE posee el 27,5% del club. A esta alianza se sumará un representante de los socios minoritarios y por eso se hace indispensable la asistencia a la asamblea. Un quinto delegado en la plancha actuaría en representación de los otros accionistas mayoritarios: Juan Carlos López, Luis Augusto García y Santiago Rendón, que suman el 43% del equipo.

Frente a este último aspecto, El Espectador conoció que aunque la posición del Gobierno es el cambio directivo del club, no desconoce los derechos de los socios mayoritarios y por eso la propuesta es que el quinto miembro del comité represente a los socios mayoritarios. “La única forma de sacar esto adelante es con la salida de los de los actuales directivos, pero mediante el consenso, por eso le apostamos a que ellos tengan un cupo entre los directivos del club, queremos sumar acuerdos, no enfrentamientos”, le aseguró un alto funcionario del Gobierno a este diario.

Aunque la intención del Ejecutivo y sus delegados es buena, no la tendrá fácil. Al frente tiene a un adversario difícil de vencer: Juan Carlos López y su grupo. En los últimos años, pese a los resultados negativos del club, ha enviado el mensaje, como en la política, de que: aquí estoy y aquí me quedo.

En este sentido y luego de cerca de un lustro en la administración del club, López ha logrado para sí asuntos que difícilmente va a dejar de lado. En cabeza propia y de su hermano adquirió el 17% del club. Tiene en su bolsillo al ex viceministro de Justicia Guillermo Reyes y al propio subdirector jurídico de la DNE, Carlos Robledo. Algún sector de la prensa lo apoya, al igual que de las barras bravas.

Hace bloque con Santiago Rendón y Luis Augusto García cuando lo atacan y entre los tres estiman que su parte en Millonarios vale cerca de 6 millones de dólares. Como si fuera poco, fue elegido hasta 2011 y además López considera que su salida en nada contribuye a la solución de la crisis del equipo.

¿En qué circunstancia se iría usted de la presidencia del Club?, le preguntó El Espectador a Juan Carlos López, y éste respondió: “No tenemos todavía claro el esquema… hay un borrador de propuesta de gente muy seria”. El dirigente desmintió la versión de el domingo de Figueroa en la que decía que supuestamente él llegaría a la asamblea con la intención de renunciar.

En contraposición está el Gobierno, que observa como uno de sus bienes pierde valor y como tiene que asumir parte de las deudas en condición de accionista. También están unos socios minoritarios que poco son tenidos en cuenta y sobre todo una de las mejores aficiones deportivas del país, que no recibe un título hace más de 20 años.

Sin embargo, el gobierno tiene un plan B, en caso de que el presidente López y su grupo directivo sean ratificados en el cargo durante la asamblea de el lunes. Justamente la semana pasada, cuando el Comité de Vigilancia recibió los estados financieros de Millonarios, no quedó satisfecho. Según comentó una fuente de la DNE, “una vez se hizo la revisión, el Comité efectuó profundas observaciones y se lo devolvió a López para sus explicaciones”. La más importante de ellas es que no diferenció las cuentas del club antes y después de la Ley 550 de reestructuración.

En suma, consideran que por este hecho las cuentas no están claras y el balance general presenta serias inconsistencias.

Precisamente a partir de hechos como este es que tiene centrado su plan B el Gobierno en Millonarios. “Cuando se presentan incumplimientos de lo acordado entre el club y el Comité de Vigilancia, Coldeportes tiene la facultad de intervenir el club”, aseguró un directivo gubernamental. Por eso es que, si es necesario, se acudirá a Coldeportes para que luego de un proceso administrativo intervenga la institución y se nombre un nuevo gerente, un asunto que se estima duraría cerca de cuatro meses.

El camino es largo y culebrero. Esta vez un clásico se juega no en las canchas, sino en los escritorios. ¿Quién ganará?

La palabra de los protagonistas

Al consultar a Ómar Figueroa sobre la posición oficial de la DNE sobre la salida del presidente Juan Carlos López, aseguró que “la DNE ha propendido porque todos los accionistas se sientan identificados y representados en el comité y frente a su salida, creemos que es un paso para la transformación del equipo, sin desconocer la gestión que ha podido realizar con las limitaciones que tiene el equipo”. Sobre el tema, López le dijo a El Espectador que “hay un nuevo esquema que queremos desarrollar, con la llegada de un facilitador del proceso de transformación de Millonarios (José Roberto Arango) que venimos trabajando hace varias semanas. Se puede producir un cambio de directivas, inclusive varios si es necesario hasta mi cargo, con lo cual se puede posibilitar la entrada de un capital importante que pague todas las deudas del club”.