La diplomacia de las Farc

Además de ejército y discurso político, las Farc despliegan diplomacia internacional. Las revelaciones del computador de ‘Raúl Reyes’, que causaron la captura de la española Remedios García, comprueban los alcances de las Farc en Europa.

La captura de la ciudadana española Remedios García Albert, ocurrida el pasado sábado en San Lorenzo del Escorial, a 30 kilómetros de Madrid, no sólo constituye un hito en materia judicial en lo que se refiere a actuaciones de la justicia en Europa contra las Farc, sino que por primera vez deja al descubierto cómo operaba la diplomacia internacional del grupo insurgente en el Viejo Continente. Alias Irene hoy es el hilo que conduce al descubrimiento de una compleja red de contactos al servicio de las Farc.

Aunque Remedios García Albert hoy está en libertad bajo fianza, tras decisión adoptada por el juez Baltasar Garzón, en manos del reconocido jurista español hay un dossier minunciosamente ordenado por las autoridades colombianas, donde se detalla, paso a paso, de qué manera la procesada, identificada también con los alias de Soraya y La Médica, mantenía constantes relaciones con otros miembros de la Comisión Internacional de las Farc, y de qué manera unos y otros entregaban sus reportes al jefe guerrillero Raúl Reyes.

De vieja data era un hecho conocido que Raúl Reyes, además de integrante del Secretariado, era el vocero internacional de las Farc. Por eso, la mayoría de sus comunicaciones apuntaban a cumplir ese objetivo. Eso explica por qué el ya famoso computador de Reyes, recuperado por las autoridades el 1° de marzo, tras el operativo militar en que fue abatido el jefe insurgente, si bien causó conmoción en el país, puede tener más repercusiones en el exterior, y el ejemplo más claro es la detención de alias Irene.

El Espectador tuvo acceso a ese dossier particular del caso Irene, que además de demostrar cómo esta mujer era clave para la consecución de refugios y visas para guerrilleros en Europa, para la movilización de dineros y apoyo logístico a la Comisión Internacional, y para la difusión de artículos con apología a la organización, era también una importante orientadora de la diplomacia internacional de las Farc, con enormes facilidades para favorecer sus intereses ante diferentes entidades sociales y políticas.

El dossier de alias Irene comprende comunicaciones directas entre Remedios García y Raúl Reyes y otras más notas, vía correo electrónico, con diversos integrantes de la Comisión Internacional o enlaces importantes de la guerrilla en el exterior, tales como Ómar Zabala, alias Lucas Gualdrón; Orlando Higuita, alias Orlando; Ovidio Salina, alias Juan Antonio o Rodrigo Granda, alias Ricardo. El objetivo común es posicionar a las Farc en Europa para generar alianzas y solidaridades políticas a su accionar militar.

El primer correo está fechado el 13 de agosto de 2003 y, en el mismo, el guerrillero Iván Márquez le comenta a Reyes que está en compañía de Juan Antonio (ver gráfico adjunto), y que con ellos está “una compañera española, apoyo de la Cominter (Comisión Internacional de las Farc), llamada Irene. Dos meses después, es Orlando, quien resalta su importancia,


recordando que ella pertenece a la Organización de Solidaridad para los Pueblos de Asia, África y América Latina (Ospaaal) y que se va a trabajar en un servidor alternativo para la página web de las Farc.

Ya para noviembre de 2005, bajo el alias de Soraya, es la propia Remedios García quien escribe a sus compañeros de la Comisión Internacional para comentarle de sus trabajos en Europa y para promover la presencia de la organización en foros internacionales y páginas web del mundo. Días después, la mujer informa que se cambia el nombre de Soraya por el de Irene y refiere nuevos detalles de su diplomacia internacional. A principios de 2006, es el propio Raúl Reyes el que aporta instrucciones para la gente que trabaja en Europa.

A vuelta de correo, el 22 de febrero de 2006 Irene, en respuesta a Reyes le hace un resumen pormenorizado de su gestión. En ella detalla que ha hecho contactos con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) y explica cómo se debe hacer para solicitar asilo a través de organismos humanitarios. En el correo comenta de su gestión para el Foro Social Europeo y el Foro Mundial de Migraciones, y detalla cómo es importante superar inconvenientes con la comunidad de Jigumiandó (Chocó), porque se ha puesto una demanda contra el Ejército y “la idea es llegar hasta Pastrana y Uribe”.

En comunicaciones posteriores, Irene detalla de qué manera hace contactos en Francia y España, incluso para lograr que los hijos de Raúl Reyes puedan acceder a universidades del Viejo Continente. Reyes contestó reconociendo que también en Italia tienen amigos y que algunos camaradas tienen presencia en el Congreso. Además, deja en claro que la diplomacia de las Farc también tiene amplia experiencia “en buscar paquetes turísticos en las agencias de viaje, con buenos tiempos y precios favorables”.

Hacia mayo de 2007 hay una comunicación de Irene a Reyes con una información muy reveladora. Describe su participación en un congreso en Venezuela, donde se trataron temas referentes a terrorismo, globalización o aspectos de género. Ella cuenta que pidió la palabra y ante el auditorio expuso el caso de la guerrillera Sonia, extraditada a Estados Unidos. Al término del evento se redactó una resolución de solidaridad con la guerrillera, reclamando que se hicieran campañas por todo el mundo hasta lograr su regreso a Colombia.

En el mismo correo anuncia que viaja a Barcelona a participar en una jornada denominada Colombia, condiciones para un proceso de paz y que pudo tener contacto con otros miembros de la Comisión Internacional. En respuesta Reyes la felicita, califica como “magnífica su actuación solidaria” y le comenta que Nicolás Sarkozy, con la derecha, ha llegado al poder en Francia y que se lograría un paso importante en favor de los prisioneros de las Farc si “este hombre fuera capaz de convencer a Uribe de las ventajas del canje” con la desmilitarización de dos municipios.

Hacia agosto de 2007 hay nuevas señales fidedignas de la importancia de Irene. Habla de contactos en Grecia, de acercamientos al Parlamento Europeo y de un nuevo viaje a Andalucía, advirtiéndole que hay mucha alteración por los anuncios de la liberación de Íngrid Betancourt. Ya en enero de 2008, tras la liberación de Clara Rojas y Consuelo González,


Irene escribe para advertir que se está desenfocando el problema colombiano y que “el señor Pinzón (Alberto Pinzón) está muy inquieto con la situación”, y que envía un artículo para su opinión.

El 21 de enero de 2008, Reyes autoriza en estos términos la inclusión del artículo: “Suba donde corresponda artículo de Irene: Colombia, la crisis humanitaria es mucho más grave de lo que parece”. Es la última comunicación entre Remedios García y Raúl Reyes. 40 días después, el jefe guerrillero fue abatido por las autoridades en un campamento en zona fronteriza, del lado ecuatoriano. Hoy, el contenido de sus computadores revela a sus principales contactos, y en manos del juez Baltasar Garzón está un dossier que prueba cómo la punta de lanza de ingreso de las Farc al Viejo continente era España.

Con nosotros se encuentra la española ‘Irene’

Luciano Marín, más conocido como Iván  Márquez, es el integrante del Secretariado de las Farc que asumió la coordinación de la Comisión Internacional de las Farc, tras la muerte de Raúl Reyes. En la información recaudada en el computador del abatido jefe insurgente, es Iván Márquez quien resalta la importancia de Irene y cómo ella lo visitó en su campamento.

Al momento de su detención en Madrid, a Remedios García Albert se le encontraron varios documentos referentes a las Farc y ella misma aceptó conocer a varios de los dirigentes de las Farc, especialmente a alias Juan Santrich, quien oficiaba como segundo de Iván Márquez, al propio Raúl Reyes y obviamente a Luciano Marín, quien permanecía en la frontera con Venezuela.

La propia Irene cuenta después en uno de sus contactos, que viene conociendo todo lo que sucede en Colombia y que se ha mantenido en contacto con la gente de la Comisión Internacional de las Farc en Europa, y que además estuvo en un campamento de la organización donde conoció a Iván Márquez y a Efraín Guzmán, quien falleció tiempo después de su visita.

Diplomático y agente viajero de las Farc

Ovidio Salinas es un veterano integrante de la Comisión Internacional de las Farc. Se le conoce con los alias de Juan Antonio y José Luis. En las comunicaciones sostenidas por Raúl Reyes , son constantes las alusiones a este antiguo guerrillero, hoy dedicado a liderar la diplomacia de las Farc en Centroamérica y en el Viejo Continente. Por eso participa permanentemente en diversos foros internacionales.

En sus comunicaciones, Remedios García también lo relaciona con frecuencia y manifiesta que se ha mantenido en contacto permanente con él. Además es un hombre que, según se deduce de los correos, también frecuenta a Cuba. De hecho, en una de sus comunicaciones Irene le comenta a Reyes que va a visitarlo en la isla para conocer cómo avanzan sus diferentes proyectos.

Precisamente es a Juan Antonio a quien Reyes destaca como el hombre de experiencia en buscar paquetes turísticos en las agencias de viaje. Se mueve con mucha facilidad en el ámbito internacional y, según Iván Márquez, acudió a su campamento en compañía de Remedios García a mediados de 2003. Así quedó registrado en correo enviado al abatido jefe guerrillero de las Farc Raúl Reyes.

Temas relacionados