La victoria cantada del nuevo zar del café

Luis Genaro Muñoz, desde hace 18 años hombre clave del gremio cafetero, está a punto de convertirse en el nuevo gerente. Una demanda en su contra busca amargarle el camino.

Como si se tratara de una postulación ordenada por la Constitución, esta semana el Gobierno sacó sus ases para asegurar que la Federación Nacional de Cafeteros quede en manos de un aliado. Cuando las cuentas notoriamente favorecían al ex ministro conservador Juan Camilo Restrepo Salazar, el Ejecutivo le salió al paso a su victoria anunciada, rompió su publicitada neutralidad y dejó ver que sus preferencias estaban en otro lado. Por eso la escogencia del nuevo gerente del gremio quedó circunscrita a tres candidatos de su gusto.

El actual gerente encargado, Luis Genaro Muñoz, quien desde 1991 se encuentra vinculado al gremio cafetero; el ex congresista Juan Guillermo Ángel, quien actualmente oficia como asesor presidencial para los departamentos San Andrés-Providencia y Chocó; y Luis Guillermo Echeverri, quien actualmente se desempeña como representante de Colombia ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El citado ex ministro Restrepo Salazar declinó su aspiración cuando entendió que no era santo de devoción del Gobierno.

Hasta hace dos semanas, con la promesa del Gobierno de que no pensaba intervenir y sólo confiaba en la idoneidad del elegido y el buen criterio de los comités de cafeteros, Juan Camilo Restrepo tenía el aval de siete departamentos, es decir, más de la mitad de los 62 votos requeridos para acceder a la gerencia del gremio. Sin embargo, súbitamente el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, ante los propios cafeteros reunidos en un congreso extraordinario, el pasado 6 de agosto planteó tres directrices que cambiaron el rumbo de la elección.

El ministro Zuluaga dejó en claro que el nuevo gerente de la Federación debía ser una persona que diera garantías de continuidad en las políticas del gremio; que fuera producto del consenso entre las regiones y el Ejecutivo; y principalmente que le inspirara confianza al Gobierno. Sobre este último aspecto, Zuluaga advirtió que en este sector hay una gran concentración de recursos públicos y por eso era de su preferencia que accediera al cargo un dirigente que le diera tranquilidad para una relación “clara, equitativa, justa y fluida”.

En otras palabras, aunque sin mencionarlo, sacó de taquito a Juan Camilo Restrepo, cuyas manifestaciones públicas y privadas de los últimos tiempos lo caracterizan como un crítico de algunos manejos económicos del gobierno Uribe. De paso, también sin postularlo abiertamente puso en la línea de sucesión al actual gerente encargado, Luis Genaro Muñoz, y sutilmente aparecieron dos candidatos más, igualmente afectos al Gobierno, que no estaban en los planes de nadie, pero que hoy pueden obrar como dos palos por si los comités se muestran remisos a ratificar en el cargo a Muñoz.

Del primero de los convidados de última hora, Juan Guillermo Ángel, se da por descontado que no tiene opción alguna, y en medio de los comités lo demostró con claridad uno de los pesos pesados del gremio, el dirigente caldense Mario Gómez Estrada, quien recordó que cuando Ángel oficiaba como congresista no fue cercano al gremio. Otro dirigente cafetero evocó que como parlamentario, Ángel fue el promotor de un proyecto de ley para eliminar una de las joyas del gremio: el Fondo Nacional del Café.

En cuanto a Luis Guillermo Echeverri, más allá de sus méritos profesionales, sin duda su fortaleza es su condición de hijo del ex asesor presidencial Fabio Echeverri Correa. Abogado, con maestría en economía agrícola en Estados Unidos, ya fue consultor del gremio cafetero durante la gestión de Jorge Cárdenas Gutiérrez y él mismo se define como un experto en asuntos de mercadeo agrícola. No es muy conocido en los 15 comités cafeteros que tienen a cargo la elección, pero de salir escogido, tiene todo el soporte del Gobierno.

El tercero en discordia es sin duda el primero, es decir, el favorito de los expertos y el ungido por el Gobierno. Luis Genaro Muñoz, actual gerente encargado, venía desempeñándose como gerente administrativo del gremio desde hace ocho años, y suma a su trayectoria en la Federación, una década al frente de Almacafé y la gerencia transitoria de Buencafé Liofilizado de Colombia. En otras palabras, es un hombre de la casa y de alguna manera revive una tradición del gremio: la continuidad del gerente y de sus cuadros directivos.

Cabe recordar que en los últimos 50 años la Federación Nacional de Cafeteros sólo ha tenido tres gerentes: Arturo Gómez Jaramillo, quien estuvo entre 1958 y 1982; Jorge Cárdenas Gutiérrez, quien gerenció el gremio entre 1983 y 2002, y Gabriel Silva Luján, quien lo hizo entre 2002 y 2009, coincidencialmente el mismo tiempo que lleva gobernando a Colombia el actual presidente Álvaro Uribe Vélez. Es decir, hasta la tradición le favorece a Luis Genaro Muñoz y su elección está prácticamente cantada.

Pero como en toda pugna por escenarios de poder, y más tratándose de gerenciar las proyecciones de un producto del cual hoy aún viven más de 550 mil familias colombianas, no faltan las talanqueras para que Muñoz se alce con la victoria como nuevo zar del café en el congreso extraordinario previsto para el próximo jueves 27 de agosto. En concreto, la pelea que libra en su contra la sociedad Chevor S.A., que el pasado 2 de marzo se materializó en una denuncia ante la Fiscalía por un negocio en el que Muñoz actuó como representante legal del gremio cafetero.

La historia se origina en la venta de los derechos de opción de compra que la Federación de Cafeteros formalizó en agosto de 2002 con la sociedad Industrias Alimenticias Aretama respecto a un local ubicado en Unicentro en Bogotá. Según la sociedad Chevor S.A., a pesar de que ellos tenían el primer derecho sobre el destino del inmueble desde 2004, y el gremio cafetero había recibido $9.000 millones como contraprestación de esa opción, la Federación terminó transfiriendo el inmueble en calidad de arriendo a una sociedad de la cual es dueña Almacenes Éxito.

El abogado y ex magistrado José María González, en representación de la sociedad Chevor, sostiene que la Federación de Cafeteros sabía que había cedido sus derechos sobre el local a la sociedad Industrias Alimenticias Aretama y ésta a su vez a su representada. Sin embargo, sostiene González, negoció con Almacenes Éxito supuestamente lesionando el patrimonio económico de quienes tenían el derecho sobre el bien. Además de los ejecutivos que hicieron la transacción, entre los denunciados figura el entonces representante legal de la Federación, Luis Genaro Muñoz.


Al margen del litigio penal, en este caso ya existe una sentencia de naturaleza civil: el 28 de noviembre de 2008, el Juzgado 29 Civil del Circuito de Bogotá dispuso la restitución del inmueble a la Sociedad Chevor S.A., y de paso ordenó a Almacenes Éxito pagar una cuantiosa suma a la empresa citada. Basado en este fallo, el abogado González sostiene que, “sin ningún escrúpulo”, la Federación Nacional de Cafeteros concertó un negocio que no podía realizar y por el cual el hoy candidato a la gerencia del gremio cafetero Luis Genaro Muñoz Ortega responde procesalmente.

El proceso se encuentra en etapa de indagación y recaudo de pruebas en la Fiscalía 309 de Bogotá, pero los voceros de la Federación sostienen que saben del pleito civil pero desconocen de instancias penales. Aún así, la denuncia existe, tiene 23 folios, está radicada el 2 de marzo de 2009 y además de Luis Genaro Muñoz, pretende enjuiciar la conducta de otros ejecutivos de la firma propietaria de Almacenes Éxito y dos sociedades leasing, por los presuntos delitos de obtención de documento público falso, fraude a resolución judicial, fraude procesal y estafa agravada.

“Son gajes del oficio”, comentó un allegado al gremio, porque en su criterio, “ni la denuncia va a prosperar ni tiene por qué afectar la legítima aspiración de Luis Genaro Muñoz”. En contraste, sus defensores resaltan que desde hace 18 años, Muñoz es el hombre clave de la Federación en su fortalecimiento. De hecho, su saliente gerente Gabriel Silva Luján, hoy ministro de Defensa, de quien se dice está abogando por Muñoz, fue la persona que lo ascendió a gerente administrativo y lo hizo responsable de la cooperación internacional.

Su suerte parece sellada. Se dice que lo apoyan Gabriel Silva, Juan Manuel Santos y el ex presidente César Gaviria. Su único contrincante fuerte, el ex ministro Juan Camilo Restrepo, quedó tendido en la lona. Aunque remotamente no se descarta que Luis Guillermo Echeverri pueda dar la sorpresa, parafraseando al Nobel García Márquez, la gerencia de la Federación de Cafeteros semeja la crónica de una victoria anunciada. Sólo se advierte un sinsabor cafetero: nunca antes había intervenido tanto un gobierno para señalar tras bambalinas al sucesor de su gremio.

Así será la elección del jueves

Según los Estatutos de la Federación, una vez elegida la terna en la reunión del jueves, les corresponde a los comités de cafeteros realizar la elección final.

En el Congreso Cafetero se presentarán delegados de 15 departamentos, cuyo total de votos es 62.

De acuerdo con la producción del departamento, cada comité tiene un cupo asignado de votos. Por ejemplo, departamentos como Antioquia o Caldas tienen la representación más alta, es decir, seis votos cada uno. Otros departamentos de menor producción tienen cuatro votos y otros, dos. El elegido será quien obtenga la mayoría simple en la votación.

La opinión del minhacienda

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, señaló a El Espectador que una vez conozca la denuncia contra Luis Genaro Muñoz se pronunciará al respecto. Explicó que el vocero de los comités de cafeteros le preguntó cuál de los tres candidatos a dirigir la Federación le simpatizaba al Gobierno y él respondió: “Teniendo en cuenta los estatutos, la experiencia y la autonomía que tiene el Ejecutivo, le señalé que el Gobierno se sentiría más cómodo con Luis Genaro Muñoz”. Sobre la opinión del ex ministro Juan Camilo Restrepo de que el Gobierno le metió la mano al proceso dijo: “Este es un proceso electoral en que se gana o se pierde. Desafortunadamente él perdió”.

Los argumentos de la Federación

Al considerar que es un tema estrictamente jurídico, el gerente (e) de la Federación, Luis Genaro Muñoz, delegó en Luis Felipe Acero, gerente jurídico de la entidad para responder sobre la denuncia que actualmente cursa en la Fiscalía. Al respecto el funcionario precisó que tiene conocimiento de un caso de una demanda civil que entabló la compañía Chevor S.A. contra los representantes legales de tres compañías de leasing, contra Luis Genaro Muñoz en su condición de representante legal de la Federación y contra el representante de la compañía Distribuidora de Textiles y Confecciones, Didetexco S.A. Según Acero, con esta demanda civil se pretende declarar la nulidad de las escrituras que dieron origen a la negociación del local ubicado en el centro comercial Unicentro, donde actualmente funciona el hipermercado Éxito. El abogado explicó que la demanda ya fue contestada y dijo que desconoce la existencia de la denuncia en la Fiscalía.

Para ver Facsímil de la primera página de la denuncia contra Luis Genaro Muñoz y otros, instaurada el 2 de marzo, haga clic AQUÍ.

Temas relacionados