La ruta de los ilegales

El DAS ha expulsado o deportado a más de 5.000 extranjeros en la última década.

Diariamente, casi dos extranjeros han sido expulsados o deportados del país en los últimos nueve años. En total, según el DAS, 5.269 foráneos salieron obligatoriamente de Colombia, la mayoría por incumplimiento con los formalismos diplomáticos exigidos para residir en Colombia, como realizar actividades comerciales, industriales o políticas sin tener un tipo de visa que así se los permita. Por ejemplo, el año pasado trascendió que tres europeos fueron expulsados por haber participado en las marchas de los corteros de caña en el Valle.

Sin embargo, las cifras de expulsiones de extranjeros requeridos en otros países han llamado la atención de las autoridades. La subdirección de extranjería del DAS documentó que, en el mismo lapso, un total de 393 migrantes fueron forzados a abandonar sus oficios y el país, porque tenían condenas vigentes de jueces en sus naciones de origen, por distintos delitos. Uno de los casos registrados por el Departamento Administrativo de Seguridad fue el de una ciudadana española a la que un juez obligó a regresar por haber viajado a Colombia con sus hijos sin que el padre lo hubiera autorizado.

De cualquier manera, dentro de los más de 5.000 casos presentados, 153 han sido catalogados por las  autoridades nacionales como de especial interés. Los delitos de narcotráfico, estafa, fraude y abuso sexual contra menores encabezan el negro listado elaborado por el DAS. Uno de los episodios que más recuerdan los sabuesos del organismo de inteligencia es el de un pastor cristiano norteamericano que, para evadir la mano de la justicia de su país, huyó a Colombia sin saldar sus cuentas pendientes por un proceso de agresión sexual en contra de un niño.

De esos 153, 36 extranjeros han salido por delitos relacionados con el narcotráfico; 21 por falsificar documentos; 20 por porte ilegal de armas, homicidio, estafa y fraudes; siete por abuso sexual; cuatro por desfalcar bancas internacionales; tres por participar en huelgas sin estar autorizados; entre otros. En razón al tráfico ilegal de chinos a Colombia, ya suficientemente detectado por las autoridades, precisamente de ese país es del que más ciudadanos han expulsado los agentes del DAS, con un total de 34 casos, seguido por España con 21, Estados Unidos con 19, Brasil y Ecuador con 16 cada uno y Venezuela con 10.

El organismo de inteligencia documentó el caso de dos brasileños que debieron abandonar el país porque estaban explotando oro en zonas de resguardos indígenas sin autorización alguna y de otro que fue encontrado con armas que, al parecer, tenían como destino a las Farc. Un funcionario del DAS le dijo a El Espectador que en el último año se ha detectado un flujo creciente de ciudadanos africanos a Colombia, una situación que prendió las alarmas de los organismos antinarcóticos, ya que se ha establecido que la ruta Venezuela-Guinea Bissau (África) es, hoy por hoy, la vía predilecta de los carteles colombianos de droga.

A la Cancillería también le serán expuestas otras inquietudes sobre la trata de personas, en la que ciudadanos extranjeros dominan negocios de prostitución en Asia y Europa. En síntesis, las cifras divulgadas por el DAS enmarcan una problemática de delitos transnacionales de extranjeros que pretenden pasar de agache con la justicia de sus países.

Temas relacionados