Los objetivos de Hugo Chávez

En su columna dominical, el jefe de Estado de Venezuela aseguró que el presidente Álvaro Uribe quiere cerrar su gobierno con una guerra.

A ambos lados de la frontera reina la incertidumbre. En el lado colombiano existe mucho temor de que la situación económica empeore. Y los venezolanos temen que se presente aún más desempleo y que los alimentos comiencen a escasear. Noel Álvarez, presidente de Fedecámaras, señaló desde Táchira a la emisora Unión Radio que los funcionarios gubernamentales de Venezuela y Colombia deben moderar el lenguaje, pues los altercados binacionales sólo afectan a la población de cada país.

Pero, al parecer, los jefes de Estado no se dan por enterados. El domingo el presidente venezolano, Hugo Chávez, escribió en su columna dominical, “Las líneas de Chávez”, que se ha trazado como “objetivo supremo” impedir que el Gobierno de su colega de Colombia, Álvaro Uribe, al que llamó “lacayo”, logre esta semana que ambas naciones vayan a la guerra. “Nos hemos fijado un objetivo supremo: detener la locura guerrerista que se ha apoderado de la Casa de Nariño, impedir que el Gobierno lacayo de Uribe, ya de salida, perpetre su último y más nefando crimen: arrastrar a un conflicto bélico a dos pueblos que se saben y se sienten hermanos en (Simón) Bolívar”, escribió.

“Nos preocupa la comparsa de Uribe bailando los últimos compases de una música que suena desde el Norte, porque es horrible el saldo que deja el indigno inquilino de la Casa de Nariño, que no es otro que la exacerbación de la violencia que durante más de 60 años ha definido el doloroso devenir histórico de Colombia”, añadió el presidente.

Tras alertar sobre la gravedad de lo que está aconteciendo entre Venezuela y Colombia, Chávez insistió en que el dilema está entre las palabras o los proyectiles de las armas de fuego. Anteriormente el vicepresidente, Elías Jaua, insistió en las intenciones colombianas de atacar a Venezuela. “Los fusiles de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) son para defender la soberanía nacional contra el imperialismo norteamericano y no para dispararles a venezolanos ni a colombianos. Al gobierno de Hugo Chávez, la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano no lo van a llevar a una guerra”, subrayó el funcionario.

Chávez insistió en su columna que está dispuesto a conquistar unas relaciones decentes y respetuosas con el próximo gobierno de Colombia.

La columnista Marta Colomina escribió en el periódico El Universal que el presidente venezolano actúa de esta manera porque se siente acorralado. “Los graves problemas que afronta Chávez son por su ostensible incapacidad para gobernar o por tan peligrosas obsesiones políticas, como sostener que las Farc y el Eln son grupos revolucionarios en lucha de guerrillas para liberar a Colombia. A sabiendas de que esos grupos terroristas asesinan, extorsionan y secuestran a miles de venezolanos y utilizan también nuestra geografía para su infernal negocio del narcotráfico, Chávez obvia antipatrióticamente esos hechos y con descaro llama traidores a la patria, apátridas y vendidos al imperio a quienes, haciendo uso de la libertad de opinar y de disentir, critican la permisividad gubernamental con estos grupos irregulares que se pasean libremente por nuestro territorio”.

El sábado el Gobierno colombiano entregó al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, una carta para formalizar su petición de que se cree una comisión internacional que verifique la presunta presencia de las Farc en Venezuela. Además de pedir al organismo que cree una comisión internacional que verifique, en un plazo de 30 días, esta situación, Colombia instó a Caracas a cooperar en la lucha antiterrorista.

Este domingo la fiscal venezolana,  Luisa Ortega, aseguró que las pruebas presentadas por el Gobierno colombiano ante la OEA carecen de valor jurídico. “No puedes ir (a la OEA) con hechos inciertos, con pruebas preconstituidas, prefabricadas”, que “no tienen valor alguno desde el punto de vista jurídico”, sostuvo la titular de la Fiscalía General de Venezuela.