Centroamérica unida contra las maras

La semana pasada, las pandillas asesinaron a 17 obreros en Honduras y paralizaron durante 72 horas el transporte en El Salvador, dejando pérdidas por US$68 millones.

El presidente guatemalteco, Álvaro Colom, anunció ayer que analizará homologar una ley para combatir las pandillas o maras en el Triángulo Norte de Centroamérica (Salvador, Honduras y Guatemala), luego de que el jueves pasado el primer mandatario salvadoreño, Mauricio Funes, sancionara una ley en el mismo sentido.

Con ese fin, el mandatario manifestó que mañana se reunirá en México con su homólogo salvadoreño: "El lunes que vea al presidente Funes, voy a preguntarle cómo le está yendo con su ley, y a lo mejor podríamos hacer una los tres países", afirmó el gobernante durante una gira de trabajo en el departamento de Zacapa, 168 km al este de la capital.

Sin embargo, Colom se mostró precavido y recordó que en Honduras la Ley Antimaras no ha funcionado del todo bien. "Recordarán que cuando Honduras implementó su ley, tuvimos problemas de venida de maras de allá, y esa ley no ayuda en nada a Honduras. Ese país sigue con el mismo problema", lamentó.

La semana pasada, las pandillas asesinaron a 17 obreros en Honduras y paralizaron durante 72 horas el transporte en El Salvador, dejando pérdidas por US$68 millones.

El origen de las maras se dio a finales de la década de los sesenta en los Estados Unidos, cuando en Los Ángeles surgió la pandilla La 18, integrada exclusivamente por latinos y negros. El fenómeno fue creciendo rápidamente y nuevas pandillas aparecieron, como la Mara Salvatrucha, integrada sólo por salvadoreños. Durante los últimos tiempos ambos grupos se han mantenido en constantes disputas en busca de dominio territorial.