La mujer número 12 en la lista de ejecutadas

Teresa Lewis llegó a la cárcel Greensville, en el estado de Virginia, en 2003.

Fue condenada por haber ordenado el asesinato de su esposo y de su hijo político, cuyos bienes le serían de gran utilidad una vez los dos dejaran este mundo. Desde entonces entró en el callejón de los condenados a muerte, para después convertirse en la primera mujer ejecutada en Virginia desde 1912 y la duodécima desde que en 1976 se restauró la pena de muerte en el país.

La ejecución fue programada para las 9:00 p.m. de este jueves, a pesar de las peticiones de clemencia de la defensa. De hecho, al analizar nuevamente el caso de Lewis, sólo dos de los nueve jueces que conforman el Tribunal Supremo consideraron que la muerte no era necesaria.

No obstante, el caso llegó a generar inquietud incluso por fuera de las fronteras. Los defensores argumentaron que el coeficiente intelectual de esta mujer era de 72, apenas dos puntos más de lo que legalmente se reconoce como retraso mental. Por eso el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyah, no perdió la oportunidad para referirse al tema en la actual Asamblea de la ONU en Nueva York, poniendo en entredicho la moral de Estados Unidos, un país que se opone a la lapidación de Sakineh Ashtiani —condenada en Teherán por adulterio—, pero que no hace nada para salvar la vida de Lewis.

últimas noticias