"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 11 horas

Tambalea el proceso de paz en Oriente Medio

Este sábado es el vencimiento de la moratoria que cesa la construcción de viviendas israelíes en Cisjordania.

Las negociaciones de paz entre Israel y Palestina, reanudadas el pasado 2 de septiembre, se encuentran en un punto crítico por cuenta del vencimiento de la moratoria que cesa la construcción de viviendas israelíes en Cisjordania. Este sábado se vence el periodo, instaurado desde noviembre pasado, y la presión internacional ahora se centra sobre Benjamín Netanyahu, primer ministro hebreo.

El jueves, durante la Asamblea de la ONU en Nueva York, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sugirió que la moratoria debía prolongarse por la salud del proceso de paz que se viene adelantando. No obstante, las declaraciones de este viernes de Netanyahu no cayeron bien dentro de la comunidad palestina. El primer ministro aseguró que Israel está dispuesto a llegar a un compromiso para prorrogar la suspensión de la construcción, pero aclaró que ésta no podría ser total.

De inmediato, el presidente palestino, Mahmud Abbas, a través de su portavoz Nabil Abu Rudeina, rechazó cualquier compromiso al que se pueda llegar si no se garantiza la “paralización total” de la colonización en Cisjordania: “Las soluciones parciales no crean un ambiente propicio para continuar las negociaciones”.

 La situación es tensa porque después del llamado de Obama, el Consejo de Localidades Judías de Judea y Samaria, representantes de los cerca de 300.000 judíos cuyas viviendas se encuentran en vilo, amenazó con retirarse de la mesa de negociación si no se cumplen sus condiciones.

De otro lado se encuentra la representación palestina, la cual considera que la presencia de aproximadamente 500.000 israelíes en más de 120 colonias en Cisjordania y Jerusalén Oriental entorpece la creación de un Estado palestino viable en los territorios ocupados por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967.

Para el diario Israel Hayom, afín a Netanyahu, la solución para continuar con el proceso de paz consistiría en “encontrar una solución provisional que permita a los palestinos hacer la vista gorda, mientras tiene lugar una relativa reanudación de la construcción”.