África, 500 años de esclavitud

Mientras que Robert Mugabe busca a toda costa perpetuar su tiranía en Zimbabue, Sudáfrica padece de una sangrienta  xenofobia. ¿Qué pasa en este olvidado continente?

Dos países africanos se han robado los titulares del mundo en las últimas semanas por cuenta de dos crisis muy distintas. En Zimbabue, la elecciones democráticas que dieron como ganador al opositor Morgan Tsvangirai, se han visto enredadas en un cúmulo de maniobras por cuenta del presidente Robert Mugabe (por 28 años en el poder). En Sudáfrica, la pobreza se ha tornado en violencia xenófoba, y más de 60 inmigrantes han muerto en manos de sudafricanos enardecidos.

Tal vez ambas crisis tengan algo en común.

¿Por qué la historia reciente de África está llena de dictadores, guerras civiles y muertes?

África es un continente vasto, con 53 países, y cerca de 950 millones de personas que hablan 1.500 idiomas. Es un continente con la más alta diversidad racial del mundo, donde uno esperaría conflictos. Sin embargo, sus dictadores, guerras civiles y matanzas no son más de las que se ven en Asia, otro gran continente. Hoy, los puntos problemáticos son  Liberia, Sierra Leona, Kenia y la Costa de Marfil, y ahora Zimbabue. Pero estos no representan a todo el continente, sino que son  casos aislados. Los conflictos en África son el legado de la intervención extranjera durante la Guerra Fría.

¿A qué se debe su extrema pobreza y su desigualdad?

La pobreza en África puede ser  rastreada durante los 500 años de esclavitud atlántica, sumada al  colonialismo, el robo de tierras por parte de los asentamientos blancos y la codicia de las élites africanas poscoloniales. Los recursos africanos —en especial los minerales— son controlados por actores extranjeros que dictan los precios del oro, los diamantes, el cobre y el petróleo africano en los mercados bursátiles de Nueva York, Londres, París, etcétera.   Las materias primas africanas son baratas, sin embargo, dependen de productos acabados muy costosos. Así que la balanza comercial está siempre inclinada en contra de África en los mercados mundiales y sus países obtienen  poco dinero para inversión social. 

¿Cómo se relaciona África con  sus antiguos colonizadores?

Es una relación de explotación. Estos países siguen influenciando las políticas domésticas del continente. Venden caro y compran barato. Los países de la África poscolonial tienen hoy que lidiar con el legado de su forma  brutal de gobierno y la falta de inversión significativa en educación y salud.  África está duramente endeudada con estos países a través del FMI y el Banco Mundial. Gran parte de los ingresos africanos se va en financiar estas  deudas, que fueron fraudulentas en su origen.


¿Por qué estalló la violencia xenófoba en Sudáfrica?

El colonialismo y el Apartheid enseñaron a odiar, a mentir y hacer daño, no a amar. En la Sudáfrica del posapartheid, la gente no ha visto cumplidas las promesas de la mejor vida por la que lucharon con su sangre y sus vidas. En los tugurios, las condiciones de vida no han cambiado. Así, la gente que se siente dejada atrás, sin educación ni empleo, culpan fácilmente a los inmigrantes, pobres como ellos, de la causa de sus problemas.

¿Qué sucederá si Barack Obama se convierte en el primer presidente negro de E.U.?

Obama le daría orgullo a todos los negros del mundo. Su éxito podría motivar a muchos profesionales jóvenes de raza negra a interesarse por hacer parte de la construcción de sus países. Pero no hay que esperar que Obama haga algo especial por África. Él es norteamericano y Estados Unidos está primero. Podrá ser más compasivo con África, porque tiene un linaje africano, pero así será implacable con los líderes africanos malos.

¿Qué país africano se perfila como potencia regional?

Nigeria, Egipto y Sudáfrica. Sus economías han crecido en los últimos cinco años, a pesar de sus problemas domésticos.

 ¿Cuáles son los intereses de China en el continente?

China está invirtiendo en empresas grandes y medianas a lo largo del continente: en minería, construcción y bienes de consumo. El interés chino es económico, nada más. Los líderes africanos deben ser muy inteligentes al tratar con China.

Akin Ogundiran

Historiador y arqueólogo, es director del programa de Estudios Africanos y el Nuevo Mundo de la Universidad Internacional de la Florida. Ha realizado sus investigaciones en Nigeria, Etiopía y los Estados Unidos. Tiene tres libros en su haber y varios ensayos publicados en revistas y antologías.

Temas relacionados