¿Cárcel para al-Bashir?

El gobierno de Sudán se siente amenazado. En los últimos días comenzaron a circular informaciones en las que el presidente del país, Omar al-Bashir, sería llamado por la Corte Penal Internacional (CPI) junto a otros de sus oficiales para responder a acusaciones en su contra por crímenes de guerra, contra la humanidad y genocidio.

Aunque aún no oficializan los nombres de los acusados por parte del Fiscal General de la CPI de La Haya, el argentino Luis Moreno Ocampo, ya se habla de que sin duda estaría el presidente Omar al-Bashir. En referencia al tema, un asistente del fiscal Moreno dijo que sí se solicitaría una orden de arresto contra el presidente de Sudán.

De hacerse realidad, al-Bashir sería el tercer gobernante de un país en ser condenado por la CPI. De este modo, se sumaría al serbio Slobodan Milosevic, quien enfrentó cargos por sus acciones en la Guerra de Kosovo, y al liberiano Charles Taylor, sindicado por delitos de lesa humanidad en la guerra civil de su país y detenido en Nigeria.

Las acusaciones del fiscal Ocampo se darían por diversas declaraciones de víctimas y líderes rebeldes del conflicto en Darfur. Dichas voces afirman que el gobierno apoya militarmente a las fuerzas paramilitares Janjaweed, que según estimaciones de la ONU son responsables de unos 200 mil asesinatos en Darfur.

Las reacciones oficiales y civiles no se hicieron esperar en Sudán. El embajador ante la ONU, Abdalmahmood Mohamad dijo que las medidas desestabilizarían al país y serían una acción criminal contra el presidente. Por otro lado, en una sesión urgente, el Consejo de Ministros de Sudán reiteró su rechazo a la CPI. Mientras tanto cientos de personas se manifestaron en Jartum, capital del país, manifestando lemas en favor de su presidente y en contra de Ocampo Moreno.

En el seno de la ONU también hay preocupación por posibles  represalias militares de los simpatizantes de al-Bashir contra las fuerzas de paz en Darfur.

Temas relacionados

 

últimas noticias