Carro bomba en embajada danesa

Un cráter de un metro de profundidad dejó el carro bomba que en la tarde del lunes, en Islamabad, destrozó la fachada de la Embajada de Dinamarca en Pakistán.

Fuentes oficiales y periodistas locales aún no concuerdan en la cifra de víctimas mortales. Se calcula que entre cuatro y ocho personas habrían muerto, ninguna de ellas extranjera. Sólo una ciudadana brasileña resultó herida en el ataque.

Aunque no se ha confirmado la identidad de los perpetradores, el ataque sucede sólo semanas después de que Ayman al-Zawahri, lugarteniente del líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, convocara a sus miembros a atacar blancos daneses. Desde 2005, cuando diarios de este país publicaran una caricatura que hacía sátira con el profeta Mahoma, Dinamarca ha sido objeto de rechazo por parte de los integristas islámicos.

La explosión mató a un paquistaní que hacía labores de limpieza en la embajada, hirió de gravedad a un hombre encargado de tareas de mantenimiento y lesionó a dos empleados de oficina. Fuentes de dos hospitales informaron de al menos seis muertos, entre ellos dos policías, y 35 lesionados a consecuencia de la explosión.

Los gobiernos de Noruega y  Suecia cerraron de inmediato sus embajadas en Islamabad y el Departamento de Estado de Estados Unidos pidió precaución para sus nacionales en la zona.

Temas relacionados