"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 8 horas

La carta latina de McCain

<p>El candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, decidió jugarse una arriesgada carta con su visita a Colombia y a México. Se reunió con el presidente Álvaro Uribe y este miércoles el encuentro será con empresarios.</p>

Straight talk express: “El expreso del hablar sin rodeos”. Así está bautizado el avión del que el martes en la tarde, el candidato republicano John McCain descendió en Cartagena, acompañado de su esposa Cindy McCain, siempre atenta y silenciosa y de los senadores Joe Lieberman (demócrata independiente) y Lindsey Graham (republicano).

Y así, sin rodeos, se reunieron en la Casa de Huéspedes a las seis de la tarde con el presidente Álvaro Uribe, para discutir –como en dos ocasiones lo hiciera en Colombia con George W. Bush– sobre “los avances y desafíos de la Seguridad Democrática, la confianza inversionista, la política social y la importancia para Colombia de que el Congreso estadounidense apruebe el Tratado de Libre Comercio (TLC)”.

La visita de McCain es un caso inédito para la historia colombiana y un “caso de estudio” para la historia electoral de los Estados Unidos. Nunca antes un candidato presidencial estadounidense había visitado el país, a cuatro meses de las elecciones, con el rival demócrata barriendo en las encuestas y con una economía cada vez más golpeada.

Esta visita dejó a varios analistas norteamericanos rascándose la cabeza, porque siete años después de los atentados contra las Torres Gemelas, pareciera que es más prioritario para los electores norteamericanos, los graves temas de política doméstica como la recesión, el desempleo y el sistema de seguridad social. Agenda que, según han mostrado las encuestas, son la debilidad del senador republicano.

Pero en cambio, en materia de seguridad nacional y política exterior, McCain, veterano de guerra en Vietnam, sabe que tiene


las de ganar. Por eso ha decidido jugarse una arriesgada carta con su gira por Colombia y México. Es ampliamente reconocida la poca experiencia que su oponente, el senador por Illinois Barack Obama, tiene en términos de política exterior. No sólo cuenta con una corta vida política en el Senado norteamericano, sino que escasamente se ha codeado con el mundo, incluyendo Latinoamérica, la cual nunca ha visitado.

Precisamente, es esa debilidad la que quiere aprovechar McCain, y qué mejor lugar que Colombia, “el caso exitoso de la política republicana en América Latina”, según varios expertos consultados. “El viaje busca que se reconozca en Estados Unidos que Colombia es un caso de mostrar en la lucha antiterrorista”, le dijo a El Espectador la analista de política exterior Sandra Borda, desde la Universidad de los Andes. “Somos un caso emblemático”, concluye.

La visita se da simultáneamente al anuncio de Barack Obama de realizar una gira de campaña por Europa y Oriente Medio. Apuesta acertada, según la columnista  Mark Z. Barabak, de Los Ángeles Times, quien recientemente escribió que “políticamente, el viaje tiene sentido y llenará un vacío en su historial”.

Pero Barack no opina lo mismo de la jugada de McCain, y la compara con la manera como George Bush padre, en 1992, perdió las elecciones: “Una razón importante fue que los votantes creyeron que Bush, a quien le interesaba mucho la política exterior, estaba menos en sintonía con los problemas económicos internos que su opositor, Bill Clinton, entonces gobernador de Arkansas”, escribió el columnista.

¿Y a Colombia?

 Ayer, reunido con McCain en el Fuerte de San Juan Manzanillo de la Casa de Huéspedes Ilustres, el presidente Álvaro Uribe probablemente recordó el momento en que, en iguales circunstancias, recibió al presidente George W. Bush, en noviembre de 2004. Era el segundo presidente en una década que visitaba la ciudad, luego de que Bill Clinton, presidente demócrata, fuera recibido por Andrés Pastrana en agosto de 2000.

Sumadas a estos dos encuentros en la Heroica, la visita de McCain podría completar una trilogía que narra la historia de las relaciones bilaterales con Estados Unidos. Relato que comenzó en enamoramiento, cuando, empujado por Clinton, el Congreso de los Estados Unidos aprobó el desembolso de los fondos para el Plan Colombia en una iniciativa eminentemente bipartidista.

Continuó en un rompimiento cuando los demócratas se alejaron de la política internacional del presidente Bush, pero a la vez,


con el acercamiento que el gobierno Uribe hizo con los republicanos en la Casa Blanca y que hoy se consolida con la visita de McCain. Después de esta visita, la relación de “amor” entre los republicanos y Colombia queda sellada. Claro, con un incierto panorama...

Los demócratas, que ya controlan Cámara y Senado, tienen en Obama a un candidato sólido que, en las últimas encuestas, le saca hasta 15 puntos de ventaja a McCain, según el prestigioso blog Clear Real Politics. Esto puso a más de uno a preguntarse: ¿Qué pasará con Colombia, si McCain, nuestro visitante durante estos dos días, no sale elegido?

“Tras esta visita, si Obama gana, vamos a estar en una posición muy complicada”, reflexiona  Sandra Borda, desde la Universidad de los Andes. La alianza entre  Uribe y los republicanos, que se fue consolidando con el paso de estos años en el marco de la guerra contra el terrorismo de Bush y la política de Seguridad Democrática de Uribe, quedaría en el aire, ya que los demócratas tienen un abordaje con diferencias radicales frente a la política exterior de su país con Colombia.

Esto obligaría, según Borda, “a que el  Gobierno colombiano cambie mucho más su política exterior: deberá mejorar sus políticas  sindicales, reorientar la  lucha antidrogas, y reformular  la política de seguridad democrática hacia afuera”.

Los republicanos, con Bush en la Casa Blanca y McCain en el Capitolio, han defendido a Colombia a ultranza. Han empujado la aprobación de paquetes de ayuda de las dos fases del Plan Colombia, y hasta hace pocas semanas seguían en pie de lucha para que el Congreso aprobara el Tratado de Libre Comercio acordado con el Gobierno colombiano.

Cambio de libreto

Pero desde que los demócratas empezaron a mostrar resistencia en el Capitolio a la firma del TLC, Colombia se dio cuenta de que la fiesta con el partido de Barack Obama se baila con otra música. Los demócratas tienen una fuerte base electoral de extracción sindical y en elecciones tan reñidas, deben buscar cautivar a un electorado que por lo general es sensible a temas de derechos humanos. Precisamente, el aumento de  sindicalistas muertos en lo que va corrido del año en el país, fue una de las razones esgrimidas por la mayoría demócrata, comandada por Nancy Pelosi en la Cámara Representantes, para archivar el Tratado de Libre Comercio indefinidamente.

Por eso, aunque la llegada de McCain a Cartagena tiene todas las buenas intenciones de hacerle guiños, otra vez, al Partido Republicano, para muchos es conveniente que la visita sea el comienzo de un debate sobre la manera en que Colombia jugaría con las reglas impuestas por una eventual administración de Barack Obama.

“Se necesitará de mucha creatividad”, sostiene Borda, “para persuadir a los demócratas de que estamos conscientes de que hay temas que dejamos de lado y que estamos en condiciones de abordar en cualquier momento”.

Según fuentes diplomáticas colombianas en Washington, el gobierno de Álvaro Uribe es consciente del posible escenario que deberá enfrentar. Y por eso, además de recibir con bombos y platillos a McCain, ya está planeando una estrategia para lograr un acercamiento con Obama.

“Lo que podemos hacer es manifestar nuestra total apertura para recibir a ambos candidatos en Colombia y reafirmar el interés del Gobierno de Colombia de mantener relaciones del mejor nivel posible con ambos partidos, republicanos y demócratas, de los Estados Unidos”, repetía una y otra vez el canciller Fernando Araújo desde la ciudad amurallada. Como Jefe de la diplomacia nacional, sabe muy bien que tiene que marcar una distancia con el republicano y acercarse a quien seguramente será su próximo interlocutor.

En los siguientes meses, los diplomáticos colombianos en Estados Unidos harán uso de todo su verbo político, no sólo para convencer a Obama de la importancia de Colombia, sino para plantearle que el país puede ayudarle a conquistar el voto latino, sector que hasta ahora le ha sido muy esquivo al demócrata y que según las encuestas será el que termine definiendo cuál de los dos candidatos llegue a la Casa Blanca en noviembre.

Sea como sea, McCain visita a  Colombia y en la tarde parte rumbo a México. ¿Una visita incómoda? Seguramente, pero sin duda hace que el país ocupe un lugar en el mapa electoral estadounidense. Un lugar que ninguna otra nación de la región había siquiera imaginado.

El debate político

"En el corto plazo yo creo que McCain sería el más adecuado para la región; pero a largo plazo, Obama podría ser una mejor apuesta porque parece más abierto a escuchar". Peter Smith, profesor de la Universidad de California.

"América Latina es hoy otra cosa muy diferente. Ni John McCain ni Barack Obama saben bien qué hacer en la región. Las dos visiones son muy diferentes". Peter Hakim, director de Diálogo Interamericano.

" Estas señales de solidaridad con Colombia y México son muy apreciadas. McCain está diciendo claramente que la región le


importa y que está dispuesto a darle atención". Lincoln Díaz-Balart, congresista

"La visita de John McCain es muy importante a nivel internacional, porque le está dando un espaldarazo a uno de los socios más importantes de los Estados Unidos". Otto Reich, ex subsecretario de Estado.

La agenda del miércoles

Visita a soldados

En horas de la mañana, el candidato republicano, John McCain, tiene planeado visitar a los soldados heridos en combate que se encuentran en el Hospital Naval de Cartagena y en la estación de Guardacostas de la Base Naval de la ciudad. Este encuentro no durará más de una hora, según la agenda oficial.

Sociedad Portuaria

Sobre las 10:50 de la mañana, el candidato se desplazará a la Sociedad Portuaria de Cartagena. Allí sostendrá un encuentro con un grupo de empresarios colombianos y algunas autoridades comerciales del país.

Rueda de prensa

Después del encuentro de carácter comercial, John McCain y su comitiva ofrecerán una rueda de prensa en el Hotel Santa Clara, ubicado en el centro histórico de la Ciudad Amurallada. Este será el único encuentro con la prensa colombiana. Será a las 11:15 de la mañana.

Almuerzo

El candidato a la Presidencia de Estados Unidos tiene programado un almuerzo en el Hotel Santa Clara con los miembros de la Cámara Colombo-Americana. Allí también estarán presentes varios importantes industriales colombianos. El encuentro será de una hora y media.

El adiós

Se calcula que el candidato McCain estará despegando del aeropuerto Rafael Núñez, de Cartagena, a las dos de la tarde. Su siguiente parada será Ciudad de México, en donde se reunirá con el presidente del país, Felipe Calderón. El tema de esta reunión será la política migratoria, un tema muy espinoso en campaña.

Temas relacionados