Corte de Bolivia aplaza referendo

El ambiente político en Bolivia  convulsionó por culpa de una decisión judicial: un decreto emitido por la única magistrada del Tribunal Constitucional de ese país, Silvia Salame, suspendió temporalmente la organización del referendo revocatorio a varios miembros del Ejecutivo boliviano, entre ellos, el presidente Evo Morales.

El Gobierno se pronunció al conocer la noticia. Walker San Miguel, ministro de Defensa, condenó la decisión. “Es una ‘cantinflada’ que nadie comprende de dónde salió”, dijo, y añadió que presentará una querella contra Salame por prevaricato.

El Tribunal falló esta decisión a raíz de una demanda interpuesta por Arturo Murillo, diputado opositor, contra la constitucionalidad del referendo; el decreto posterga su realización hasta nueva orden.

“Como estoy sola y no puedo dictar resoluciones, emití un decreto donde se recogió toda la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en casos similares”, explicó Salame, única miembro del Tribunal Constitucional tras la renuncia de los demás magistrados por presiones políticas.

Según analistas, si Morales es ratificado en su cargo, tendría vía libre para continuar con la aprobación de su Constitución Política,  que es calificada de indigenista.

Héctor Arce, ministro de Defensa Legal de Repercusiones Estatales, restó importancia a la decisión. “El referendo revocatorio está amparado por una ley de la República totalmente constitucional y legal y no existe procedimiento para pararlo”, sostuvo.

El presidente Evo Morales no se ha pronunciado, pues mientras el fallo cambiaba el panorama político de su país, se reunía con Thomas Shannon, subsecretario de Estado de E.U. para América Latina, con quien evaluó el estado de las relaciones entre ambas naciones.

Temas relacionados