Crece consumo de drogas en el mundo

La Organización de Naciones Unidas advirtió que el consumo de droga está subiendo en todo el mundo, pero especialmente en América Latina.

Señaló que en Colombia y Afganistán se registró durante el último año un aumento en la producción de amapola y cocaína, y encontró que ahora el negocio del narcotráfico está en manos de las organizaciones insurgentes. Éstas son sólo algunas de las conclusiones del Informe Mundial sobre las Drogas 2008, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

“Los grandes aumentos registrados últimamente en la oferta de estupefacientes procedentes de Afganistán y de Colombia pueden hacer que suban las tasas de drogadicción por la caída de los precios y la mayor pureza de las dosis”, explicó el director de la ONUDD, el italiano Antonio María Costa, en un comunicado difundido ayer en Viena.

El estudio vincula directamente el opio y la coca con milicianos en Afganistán, revolucionarios armados en Colombia y grupos étnicos insurgentes en Mianmar. “Creo que poco a poco estos grupos guerrilleros, motivados políticamente al principio, terminan convirtiéndose en una especie de organizaciones delictivas”.

“En Suramérica, donde las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) libran una lucha insurgente desde hace décadas, la producción de coca aumentó el 27% el año pasado”, señaló el informe. La mayor parte de la droga provino de regiones controladas por los insurgentes, al igual que en Afganistán”, precisó Costa.

Asimismo, reconoció, sin embargo, la tarea del gobierno colombiano en la lucha contra las drogas. “Colombia ha puesto a las Farc a la defensiva, al obligar a los rebeldes a internarse en la selva y matar o capturar a varios de sus jefes”.

Afganistán tuvo una cosecha récord de opio en 2007, duplicando casi la producción mundial ilegal. Los expertos de la ONU dicen que el 80% de las amapolas se cultivó en cinco provincias del sur donde los combatientes del Talibán se lucran con las drogas.

Las autoridades dicen que el papel creciente de los insurgentes en el narcotráfico mundial preocupa particularmente, porque sus ganancias mal habidas se usan para sobornar a la policía y a funcionarios del gobierno, y para financiar actividades terroristas.

Las Naciones Unidas alertaron sobre un incremento en el consumo de drogas en América Latina, de forma especial la cocaína, la marihuana y los estupefacientes como el éxtasis.

El informe determinó que en el sur de Asia se impone un nuevo desafío: el cultivo de opio aumentó en 2007, revirtiendo seis años de declinaciones consecutivas. En Mianmar (Birmania) aumentó el 29%.

 

últimas noticias