Crece presencia en Colombia

Hay cerca de 10.000 chinos en el país. Durante los últimos cuatro años han llegado muchos profesores de mandarín, el idioma de más rápida expansión en el mundo.

China apareció en la agenda colombiana hace poco. En mayo del año 2005 el presidente Álvaro Uribe visitó a su homólogo chino, Hu Jintao, con el fin de estrechar lazos comerciales y culturales. Desde entonces el intercambio ha sido activo, a tal punto que China es ahora el segundo inversionista en Colombia más importante de Asia, después de Japón.

En los últimos años la inmigración china a Colombia ha sido muy activa. Aunque según datos de la Embajada de este país en Colombia aquí residen alrededor de 10 mil chinos, es cada vez más creciente su contratación por empresas chinas recientemente instaladas en territorio nacional. Se trata de industrias particularmente del área petrolera, como Sinopec y Kerui Petroleum; de telecomunicaciones, como Huawei y ZTE; de la industria automotriz como, Cinascar, y de la industria maderera, con Amboo, especializada en el manejo del bambú.

La mayor inversión de China en Colombia se ubica en al rama del petróleo y asciende a más de US$450 millones.

El intercambio comercial

La exportación de chatarra colombiana ha sido muy apreciada por China. Tan sólo ese sector significó transacciones por US$2.260 millones el año pasado. La importación de materias primas para la industria textil y la industria química china representaron US$1.090 millones en el 2007, sin contar con otros productos también importantes como el acero, cuero y ferro-níquel colombianos muy apetecidos por el comercio chino. La industria automotriz ha crecido de manera exponencial. De hecho, ya en el año 2006 China se convirtió en el segundo productor de vehículos a escala mundial y Colombia no fue la excepción.

También ha sido representativo el número de chinos que en los últimos 4 años han sido enviados, para enseñar su lengua oficial en universidades y colegios colombianos. Se trata del idioma de más rápida expansión mundial en este momento. En


2004 llegó la primera docente enviada por el Gobierno de Beijing a la Universidad Nacional de Colombia como profesora de mandarín, hoy en día también otras universidades del país (Andes, Rosario, Javeriana, Cesa, Eafit) y algunos colegios tienen profesores de chino.

* Politóloga internacionalista, directora Centro Asia y profesora Universidad Nacional de Colombia. [email protected]

Tráfico ‘amarillo’

Las autoridades colombianas de inmigración capturaron ayer a 16 ciudadanos chinos mientras se dirigían por tierra a la ciudad de Cúcuta. Ninguno de ellos tenía en regla sus documentos.

En lo que va de julio, han sido apresados 61 nacionales chinos en situación de ilegalidad. Ellos son  víctimas de las redes de tráfico de personas que les cobran entre 8.000 y 30.000 dólares con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

El DAS, entidad encargada de vigilar el cumplimiento de las políticas de inmigración, ha establecido que estas mafias ven a Colombia como sitio de paso hacia E.U.

Las autoridades colombianas han logrado establecer al menos dos rutas para el tráfico de personas, que comienza en Beijing, cubre París y llega hasta Bogotá; aquí, los delincuentes conducen a sus víctimas hasta el puerto de Buenaventura con destino a Panamá, Centroamérica, México y E.U.

El otro itinerario parte de la capital colombiana hacia Cúcuta, para después adentrarse en territorio venezolano; de allí, se dirigen a Centroamérica y pasan a México para llegar a territorio estadounidense.

Este fenómeno comenzó a ser detectado por las autoridades colombianas en abril de 2007, cuando registraron la presencia de 2.500 inmigrantes ilegales chinos en el país.

Los traficantes de personas pueden recibir penas de hasta 15 años de prisión por este delito, según las leyes colombianas.

Temas relacionados
últimas noticias

Melania Trump, ¿sabe lo que hace?