Cuba: dos años sin Fidel

El 28 de julio de 2006 cambió la historia de Cuba. Cinco días después de abandonar la tribuna de los oradores en la población de Holguín para una cirugía de urgencia, Fidel Castro, el ícono de la izquierda en el hemisferio americano, cedió el poder de la isla a su hermano Raúl.

Un día después, el estado de salud del Comandante Fidel fue declarado “secreto de Estado” y comenzaron rumores de que la muerte rondaba por los pasillos del Palacio de Cienfuegos. El 13 de agosto Fidel reapareció para desmentirlos, probando en un video junto a Hugo Chávez, que seguía vivo.

Por su parte, Raúl Castro ha sostenido una posición menos radical que la de Fidel. Cuatro meses después de estar en el poder, reiteró la oferta de establecer diálogos con Estados Unidos, y el 22 del mismo mes, presidiendo por primera vez el Parlamento, exigió disciplina en los problemas de alimentación pero anunció cambios en el transporte.

De lo que no cabe duda es que Fidel sigue a la cabeza, y lo demuestra siendo más mediático que Raúl. Desde marzo de 2007 escribe reflexiones de la actualidad internacional en www.cubadebate.cu, con un récord de ocho reflexiones en los últimos 15 días, quizá para dejar ver que con sus 82 años, está más vivo que nunca.

Hoy, dos años después, los expertos se debaten entre el cambio y la continuidad. Unos creen que la isla va por buen camino en el uso de teléfonos celulares y la reestructuración de salarios. Mientras otros aseguran que los cambios son cosméticos pero la economía sigue sin avanzar.