El cambio de rumbo de Hugo Chávez

El Mandatario del vecino país no sólo cambió su posición frente a las Farc. Un día antes también lo hizo con una ley que autorizaba el “espionaje” a los venezolanos.

El presidente Hugo Chávez cambió de táctica. Está sintiendo la inconformidad creciente de los venezolanos y teme que, tal como pasó en el referendo del pasado 2 de diciembre, en las próximas elecciones regionales del 23 de noviembre sus candidatos no logren los votos necesarios y su proyecto Socialista del Siglo XXI  se quede en sólo un proyecto.

Pero sus preocupaciones no son sólo a nivel doméstico. Hugo Chávez quiere cambiar su maltrecha imagen internacional y, por consejo del propio Fidel Castro, decidió suavizar su discurso. Dicen periodistas venezolanos que fue Castro quien le dijo a Chávez que le estaba dando a Estados Unidos todas las excusas para intervenir en la región y que, como él lo había dicho hace más de cinco años, “las guerrillas en América Latina no tienen sentido”.

Al parecer Hugo Chávez tomó nota y el domingo dio muestras del cambio. Así lo aseguran periodistas y analistas venezolanos consultados por El Espectador. María Isabel Párraga, columnista de El Universal, aseguró a este diario que si bien el país está desconcertado por las últimas decisiones del presidente Chávez, ya conocen sus viejas tácticas.

“Nuestro mandatario suele actuar de esa manera, dando marcha atrás cuando se siente acorralado. Por la experiencia de estos diez años de gobierno, diría que son sólo retiradas tácticas, ya que al cabo de un tiempo, cuando se siente un tanto más seguro, arremete con más fuerza”.

Durante su programa Aló Presidente y después de pedir que las Farc fueran consideradas como un grupo beligerante, Chávez aseguró que en la América Latina de hoy “está fuera de orden un movimiento guerrillero armado” y pidió la liberación incondicional de todos los rehenes de las Farc.

El sábado ya se había echado para atrás con otro tema. Luego de imponer una polémica ley de espionaje, que los venezolanos llamaron coloquialmente la “Ley Gestapo”, en la que se autorizaba a detener a un ciudadano sólo por “sospecha” y se permitía grabar conversaciones, videos y comunicaciones sin autorización, el Mandatario decidió retirarla.

Ese mismo día dijo que quería cambiar sus relaciones con Estados Unidos y les propuso a Barack Obama y a John McCain sentarse a dialogar. “Me gustaría ir preparando el terreno para que, sea quien sea el nuevo presidente (de Estados Unidos), trabajemos juntos en una guerra mundial contra el hambre, para salvar al mundo de las crisis alimentaria, energética y climática”, dijo Chávez.

No es un cambio

En los últimos meses, el Mandatario del vecino país había subido el tono a sus palabras contra Colombia y Estados Unidos. Por eso esta nueva posición despierta muchas conjeturas. Luis Vicente León, director de Datanálisis, una de las firmas encuestadoras más grandes de Venezuela, aseguró  que “Chávez busca blindarse. Sus lazos con las Farc le crean mucho malestar a nivel interno y él no se puede dar el lujo de seguir en este aislamiento”.

El ex embajador de Venezuela en Bogotá Fernando Gerbasi, por su parte, explicó que esas palabras no significan un cambio radical de Chávez. El diplomático  indicó al diario El Nacional  que las declaraciones “son consecuencia de los temores que


han provocado en el Gobierno y en el alto mando militar los documentos encontrados en la computadora de alias Raúl Reyes”.

Francisco Arias Cárdenas, viceministro de Relaciones Exteriores para América Latina del gobierno chavista, le dijo ayer a la prensa que “las declaraciones de Chávez no contradicen lo que el Mandatario ha venido diciendo. El Presidente sólo reiteró que las armas no cambiarán la situación de los desposeídos colombianos y que debe optarse por la lucha política. El Mandatario sólo quiso aclarar y fortalecer la posición tradicional de Venezuela”, dijo.

No le creen. “Chávez no actúa por que sí. Cada una de sus decisiones y actos son fríamente calculados. Él ya vio la coyuntura internacional y, por baja notoriedad en las últimas cumbres y la cantidad de críticas que ha recibido, se dio cuenta de que es necesario dar un cambio táctico, que no significa que sea un giro en sus posiciones. Colombia no debería confiarse de sus palabras. En los próximos días puede cambiar de opinión y arremeter”, afirmó Gabriel Medina, analista de la Universidad Andrés Bello.

Más reacciones

El presidente Alan García lo felicitó y le expresó la esperanza de que su pedido sea atendido. “Creo que Hugo Chávez ha hecho muy bien y estoy seguro de que las Farc, que ahora están en una situación ciertamente más frágil van a tener que escucharlo”, aseguró García.

En Washington tomaron distancia. El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, dijo que “pediríamos a Venezuela que siga esas buenas palabras con acciones concretas. El Gobierno debería hacer todo esfuerzo, público y privado, para distanciarse de cualquier relación que pudiera tener con las Farc”.

En Colombia, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, pidió que ojalá las palabras de Hugo Chávez se traduzcan en hechos concretos.


La ley de inteligencia se echa para atrás

No logró el presidente Hugo Chávez que triunfara su Ley de Sistemas de Inteligencia y Contrainteligencia con la que, en mayo, buscó neutralizar “la influencia imperalista” de Estados Unidos. Después de aprobarla por decreto, sectores de la oposición e incluso representantes de la Iglesia Católica, la consideraron una amenaza para las libertades civiles y democráticas del país.

Elementos como que la policía pudiera actuar sin orden judicial, o que los ciudadanos se vieran obligados, so pena de cárcel, a colaborar con los organismo estatales, crearon indignación en Venezuela. No pudo hacer nada el presidente, sino echar marcha atrás y anunciar el sábado  la revisión y modificación del proyecto que, dijeron sus críticos, convertiría  a Venezuela en un Estado policivo.

Bolero chavista

31 de agosto de 2007

En Hato Grande, con la facilitación de Piedad Córdoba, Chávez y Uribe oficializan el papel de mediación del mandatario venezolano para lograr el intercambio humanitario con las Farc.

22 de noviembre 

El presidente Álvaro Uribe da por finalizadas las funciones de mediación de Hugo Chávez, después de saberse que buscaba entrar en contacto con altos mandos del Ejército.

10 de enero de 2008

Tras la exitosa liberación de Consuelo González de Perdomo y Clara Rojas, el presidente Chávez solicita a la comunidad internacional otorgarle estatus de beligerancia a las Farc. Colombia lo rechaza.

8 de junio

En medio de la crisis por las revelaciones de que su gobierno tiene nexos con las Farc, Hugo Chávez le solicita a esta guerrilla que dejen las armas y liberen sin condiciones a los secuestrados.

En cifras

3,8% es el índice de precios de mayo en Venezuela. Pese a los esfuerzos emprendidos por el gobierno es la más alta de este año.

71,2% de los venezolanos rechazan la cercanía del presidente Hugo Chávez con las Farc, según una reciente encuesta de Datanálisis, en Caracas.

 

últimas noticias