“El Che no es un ícono pegado en la pared”

Aleida Guevara, la hija del desaparecido líder revolucionario, dice que  su padre fue un ser humano muy completo que debería ser imitado.

Lleva el apellido del guerrillero más conocido de la historia. De él heredó la vocación por la medicina y una fe ciega en la revolución. Aleida Guevara March tiene 46 años y es la primogénita del segundo matrimonio que contrajo su padre, el argentino Ernesto Che Guevara. Aleida milita en el Partido Comunista y vive en Cuba con sus tres hermanos (Camilo, Celia y Ernesto).

En un relato titulado ‘La piedra’, su padre escribió: “Los hijos son una manera de sobrevivir a la muerte”. ¿El Che ha sobrevivido en usted?

Cualquier hombre sobrevive a la historia si ha tenido hijos. Lo difícil es llevar a la práctica lo que nos enseñó.

Lo pregunto porque usted es una apasionada defensora de la revolución y del régimen socialista cubano.

Del gobierno cubano. No tenemos régimen, porque eso en español significa otra cosa. ¿Tenemos un gobierno constitucional y elegido por su pueblo?

Perdón, ¿ha dicho un gobierno elegido por su pueblo?

Desde 1976 hay elecciones en Cuba en los municipios y provincias, como en todos los países normales.

La foto ‘Guerrillero heroico’ es una de las imágenes más reproducidas de la historia. Hoy el rostro del Che se puede encontrar en casi cualquier lugar del mundo. ¿El mito se ha convertido en negocio?

Ustedes viven en una sociedad capitalista. Intentamos controlar ese desorden sobre la explotación indiscriminada de la imagen del Che. Pero es difícil, porque cada país tiene sus leyes. De todos modos, intentamos encontrar el lado positivo. Al ver la imagen en todos lados, muchos jóvenes se preguntan: ¿Quién era este hombre? Entonces vale la pena.

¿Y esa imagen representa fielmente lo que fue el Che?


No, porque ésa es sólo una fotografía comercial. El Che era un hombre muy completo. Cuando salgo de Cuba, muchos jóvenes me hablan de mi padre como una bandera que representa la resistencia, un hombre que ha llegado a mucha gente por sus ideales. No es una imagen vacía, un ícono pegado a la pared. Es un ser humano muy completo que ojalá pueda ser imitado por muchos otros seres humanos en el planeta.

¿Y cuál es la imagen que guarda usted de su padre como niña?

Yo sólo tenía cuatro años cuando él se fue a Bolivia para no volver. Mi madre amó a mi padre y ese amor lo trasladó a sus hijos. Por eso, aunque yo lo conocí muy poco en persona, me fui empapando de esa imagen toda la vida. También los amigos de mi padre me contaban anécdotas de él y por eso ese hombre siempre estuvo presente en mí.

¿Cómo hubiera sido Cuba si su padre no hubiera muerto tan pronto?

Nada habría cambiado. Cuando él se fue de Cuba, en 1966, tenía la certeza de que el proceso revolucionario era irreversible. Él forma parte de nuestro pueblo y de nuestra cultura. Está esa presencia continuamente.

¿Y cómo se vive en Cuba ahora?

Es un país bloqueado por la potencia militar y económica más fuerte del mundo. Por eso tenemos muchas dificultades para sobrevivir. Pero en América Latina se están produciendo cambios y gracias a algunas alianzas podemos sobrevivir sin depender de Estados Unidos y de la vieja Europa. El continente latinoamericano es autosuficiente. En este momento, alimenta a un tercio de la humanidad. No pretendemos vivir como en España o Alemania. El objetivo es vivir con dignidad y con las cosas básicas.

¿En Cuba se respetan los derechos humanos?

Mucho más que en cualquier otro lugar.

Pero hay gente que está en la cárcel por oponerse al Gobierno.

No. Están en la cárcel por ser asesinos, por ser delincuentes o por estar al servicio de Estados Unidos para hacer daño a los cubanos.

El Gobierno cubano sobrevivió a la Unión Soviética. ¿Sobrevivirá a la muerte de Fidel Castro?

¿Y usted cree que la revolución la hace un solo hombre? Hace más de 50 años que resistimos el terrorismo de Estados Unidos, y eso no se consigue gracias a un solo hombre.

Pasos del Che

Nacimiento

El 14 de mayo de 1928 nace Ernesto Guevara de la Serna en la ciudad argentina de Rosario. Hijo de Ernesto Rafael Guevara y Celia de la Serna, es el mayor de cinco hermanos en una familia de clase media alta con pasado aristocrático: por el lado materno era descendiente del último virrey español en Lima.


Los viajes

Entre 1952 y 1954, junto a sus amigos Alberto Granado y Carlos Ferrer, realizó dos recorridos por Latinoamérica. Guevara conoce los problemas sociales de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Panamá, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala.

Acercamiento cubano

En 1955, mientras se encontraba en México, conoce a Raúl y Fidel Castro, exiliados cubanos. Ingresa al Movimiento 26 de Julio, que buscaba la caída del dictador Fulgencio Batista; es aquí donde recibe el conocido sobrenombre de “Che”. Un año después se embarca en el yate Granma hacia la isla.

La revolución triunfa

El 1° de junio de 1959, después de tres años de enfrentamientos armados, los cubanos se despiertan con un nuevo Gobierno: Batista huye de la isla y Fidel Castro entra a La Habana triunfante. El 2 y 3 de ese mes, la columna de Guevara ocupa los cuarteles militares de Columbia y La Cabaña.

La fotografía

Como presidente del Banco Nacional y ministro de Industria, el Che introduce reformas para fortalecer la economía. En 1960, durante un entierro, el fotógrafo cubano Alberto Korda tomó un retrato del Che; la imagen le daría la vuelta al mundo años después.

La despedida

En 1965 Fidel Castro lee por televisión una carta del Che: anuncia la exportación de la revolución al continente africano. Tras una serie de derrotas militares, Guevara decide ponerle fin a su aventura cubana y pelear en tierras conocidas: Bolivia.

La muerte

En un combate cerca a Santa Cruz, miembros del Ejército boliviano (ayudados por la CIA) hieren de gravedad al Che. Dos días después, el Gobierno de Bolivia anuncia la muerte del guerrillero al mundo. Es enterrado en una fosa común.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas