El G8 mira hacia Latinoamérica

Luiz Inácio Lula da Silva aprovechará su estadía en Japón para sellar acuerdos con los países del G8 y varias naciones asiáticas. Su carácter pragmático lo ha convertido en líder ante los ojos latinoamericanos, un papel que se rehúsa a asumir.

Los hombres más poderosos del mundo se encuentran hoy en Japón. La reunión no es casual: los presidentes del G8, los ocho países más ricos del mundo, están en Hokkaido para hablar sobre la crisis de alimentos, la ola de inflaciones que afectan a las economías globales y el cambio climático.

Hoy llegará a la isla el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y aunque no hace parte del selecto G8, sí asistirá a una cumbre: la de las economías emergentes, conocidas como el Grupo de los 5, del cual también hacen parte los mandatarios de México, India, China y Suráfrica.

Los puntos centrales de la agenda contemplan el deterioro ecológico, la crisis alimentaria que amenaza a sus países y su causa directa: el elevado precio internacional del petróleo. Dentro de las propuestas a analizar, está la iniciativa del Fondo Verde, planteada por el presidente mexicano Felipe Calderón, que consiste en crear un organismo multilateral que ayude a disminuir el impacto ambiental generado por el crecimiento económico.

Se espera que Lula condene los subsidios agrícolas en los países más desarrollados, y defienda los biocarburantes, especialmente el etanol de caña de azúcar, producido por su país. Los planes del brasileño contemplan una gira por varias naciones asiáticas para  suscribir acuerdos económicos con sus similares de Vietnam, Timor Oriental e Indonesia.

Esta estrategia, según el rotativo estadounidense The New York Times, le ha permitido consolidar el liderazgo económico de Brasil en Latinoamérica, eclipsando, de paso, al presidente venezolano Hugo Chávez.

El carácter pragmático con que Lula conduce las relaciones internacionales, ha rendido frutos: actualmente goza de un superávit comercial de US$16 billones con los países de la región, desplazó a Colombia como el segundo socio comercial de Venezuela, el Banco de Desarrollo del Brasil financió en 2007 proyectos por US$4.2 billones, entre otros logros.

El reciente descubrimiento de dos yacimientos petrolíferos en las aguas de Bahía de Santos, con una capacidad de producción estimada de 6.000 millones de barriles en sólo uno de ellos, tiene pensando al gobierno en su entrada a la Opep, la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Según la publicación, el carácter explosivo de Chávez le resta puntos en el ámbito diplomático, lo que se traduce en el terreno económico, mientras su similar brasileño está más interesado en estrechar lazos de cooperación, como el crédito de US$600 millones a Bolivia para proyectos de infraestructura.

La llegada de Lula a Japón parece consolidar este liderazgo, no sólo en Latinoamérica, sino a nivel mundial. Recientemente declaró: “No quiero liderar nada, sólo gobernar bien a mi país”.

Los dueños del mundo

El Grupo de los 8, o G8, reúne a los países más relevantes en el mundo a nivel económico, político y militar. Este círculo de poder se formó en 1973 por iniciativa de George Shultz, entonces secretario del Tesoro estadounidense, y agrupó a Estados Unidos, Japón, Alemania Occidental, Canadá, Francia y el Reino Unido; cinco años más tarde entró Italia, y, en 1998, Rusia se convirtió en su último miembro.

 Sus representantes se reúnen cada año para analizar el estado de la política y las economías internacionales, para tomar una posición conjunta en estos temas. Recientemente el presidente francés, Nicolás Sarkozy, se mostró partidario de ampliar el grupo para lograr una mejor representación mundial.

 

últimas noticias