El genocidio de Sudán

Desde el año 2003 miles de sudaneses han muerto y más de dos millones han tenido que huir de la guerra. La crisis humanitaria es muy grave. La Corte Penal Internacional quiere sentar en el banquillo al mandatario de ese país.

Hafiz Mohammed

Es el director del Programa Darfur de la Organización no Gubernamental de derechos humanos Justice Africa con sede en Londres.  Mohammed es originario de la provincia de Kordofán, en Sudán, y es un conocedor de la crisis humanitaria en la región de Darfur.

En una decisión histórica, Luis Moreno-Ocampo, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), pidió la detención del presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir, al que acusa de dirigir una campaña de genocidio en Darfur la región fronteriza entre Sudán, Chad y Libia y que ha acabado con la vida de 300.000 personas desde 2003 y ha provocado la huida de dos millones de sudaneses. El profesor africano Hafiz Mohammed, sudanés de origen y experto en el tema, explica la crisis.

¿Quiénes son los principales actores en el conflicto en Darfur?

Los principales actores son el Gobierno de Sudán, los grupos armados irregulares de Darfur y también los janjaweed, paramilitares usados por el Gobierno para sostener una guerra a distancia.

¿Por qué están peleando estos grupos?

Hay un problema de tierras. La mayoría de los janjaweed son nómadas árabes, no tienen tierra y andan a camello, buscando agua. Ahora hay un problema de tierras por la sequía, y por la falta de comida, entonces se están moviendo hacia el sur.

Al moverse hacia el sur entran en contacto con los campesinos, la mayoría de los cuales son africanos, de las etnias fur, masalit o zaghawau. Por eso empezó la violencia. Y el Gobierno tomó la decisión equivocada de armar a las tribus nómadas árabes, darles plata y equipos para luchar contra los grupos armados de Darfur.

Sudán tiene el mayor número de desplazados internos en el mundo por delante de Colombia. ¿Qué tan grave es la crisis humanitaria?

Sí, Darfur tiene alrededor de cuatro millones de desplazados internos. Las condiciones de estos refugiados son muy difíciles. Están viviendo en campamentos manejados con la ayuda de las organizaciones internacionales. Pero debido a las condiciones de violencia, se cortó la entrada de camiones con comida siempre matan al conductor y los precios de los alimentos se están disparando. Los refugiados no tienen la capacidad de moverse. Las organizaciones humanitarias tampoco tienen la seguridad para trabajar libremente. Y ahora que se va la ONU, la situación se va a empeorar.


¿Por qué las acusaciones contra el presidente al-Bashir en este momento?

Lo hicieron porque el fiscal, Luis Moreno-Ocampo, cree que todo el aparato del Gobierno está siendo usado para matar y desplazar gente. Entonces si el Gobierno está vinculado, las responsabilidad es del Presidente.

¿Qué piensa que sucederá ahora?

Creo que vamos a llegar a un estancamiento, porque el Gobierno no va a entregar al Presidente. Y él no se va a entregar para que lo juzguen en la Haya por crímenes contra la humanidad. Los perdedores van a ser los refugiados y la gente de Darfur.

¿Cómo ha reaccionado el pueblo sudanés frente a la acusación de la CPI?

Yo creo que la mayoría sólo está observando la situación. Pero algunos de los que apoyan al Gobierno han salido a manifestarse en los últimos días. El problema es que esto puede resultar en un gobierno sin autoridad, lo cual sólo puede empeorar la situación.

¿Qué puede esperar el pueblo sudanés con la crisis política?

Hay una gran falta de seguridad y el Gobierno no controla grandes extensiones del territorio. Además las fuerzas combinadas de la ONU y la Unión Africana todavía no han llegado a los 26.000 hombres que prometieron, sólo hay 9.000. No tienen fuerza para proteger los campos de refugiados.

¿Usted cree que las instituciones internacionales como la ONU han logrado responder adecuadamente a la crisis humanitaria?

La situación es muy difícil. Las carreteras están en mal estado ahora que estamos entrando en la temporada de lluvias. Además tienen que lidiar con el Gobierno de Sudán, que no está colaborando con los países occidentales.


 

Temas relacionados