El liderazgo brasileño y venezolano

El gobierno de Estados Unidos siempre ha tenido la esperanza de que el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva asuma su papel de “potencia regional” en América Latina.

La gran preocupación de Washington es que el mandatario brasileño pueda actuar como mediador con el gobierno venezolano y al mismo tiempo sirva como un contrapeso a la influencia chavista en el continente. Sin embargo, Lula se ha distanciado de ese papel. Aunque ha dejado muy claras las diferencias con su homólogo venezolano. Mientras Chávez habla duro contra George W. Bush y critica la guerra en Irak y el apoyo de la administración estadounidense a Colombia, Lula da Silva justifica públicamente sus comportamientos. “Chávez tiene razones para reñir con Estados Unidos, y Estados Unidos tiene razones para reñir con Venezuela, pero Brasil no tiene ninguna razón para reñir con Estados Unidos ni con Venezuela”, explicó.

Analistas aseguran que esa es la posición que le ha ganado tantos réditos a Lula, pues así asegura la inversión brasileña en Venezuela y su buena imagen en Estados Unidos. Standard & Poor’s certificó que Brasil tiene un clima muy favorable para los inversionistas. Esto es un reflejo no sólo del carácter de los dos mandatarios sino de sus diferentes estrategias internacionales. Mientras Chávez se enfrenta con todo el mundo, Lula va haciendo alianzas que le ayuden con sus exportaciones de etanol.

Temas relacionados
últimas noticias