Europa, a punto de endurecerse

El proyecto de ley de expulsión de indocumentados en la Unión Europea pasó su segunda prueba el jueves en Luxemburgo, donde los 27 ministros de la confederación le dieron algunos retoques y luego la aprobaron por consenso.

La Directiva de Retorno, como se le conoce oficialmente, fue aprobada hace dos semanas por los representantes de la Unión, que con ésta busca unificar las dispares normas que cada país tiene respecto al manejo de los indocumentados. Ha tomado años llegar a un acuerdo y ahora está a un paso de llegar a su destino final, el Parlamento Europeo, donde le espera un caluroso debate.

El proyecto ha sido severamente criticado por ciertos sectores de la izquierda europea, ya que endurecería las condiciones de expulsión para los ilegales de por lo menos dos terceras partes de la UE.

Entre los puntos más polémicos se encuentran el tiempo máximo de reclusión de los clandestinos y la autorización para detener a menores de edad.

Sin embargo, al pasar por las manos de los ministros de Interior, varios puntos que habían quedado exlcuidos del primer borrador fueron incluidos. Entre ellos, una directiva para que los países garanticen el acceso gratuito a abogados (Alemania, Grecia y Austria se oponían) y una cláusula que permitiría a los ilegales regresar a la UE, si éstos aceptan voluntariamente su retorno al país de origen. El proyecto original, prohibía la entrada a la Unión a cualquier ilegal durante los siguientes cinco años después de expulsión.

El proyecto no deja de ser polémico. Muchos países, entre ellos España, incrementarán considerablemente el tiempo máximo de reclusión de indocumentados. Observadores cercanos al Parlamento Europeo anunciaron que el endurecimiento no cuenta con todo el apoyo de la Eurocámara. Los socialistas y los verdes se le oponen, mientras que el Partido Popular Europeo, a excepción de la derecha belga, lo apoya.

La Eurocámara, que discutirá el proyecto el próximo 17 de junio, también podrá hacerle enmiendas a la Directiva de Retorno, lo que daría flexibilidad al debate. Sin embargo, el ministro del Interior esloveno, Dragutin Mate, afirmó que no creía “pueda haber enmiendas”, ya que los negociadores del Parlamento Europeo le dieron su aprobación al texto de los ministros.

Los puntos claves

Límite de detención:  la Directiva de Retorno propone un máximo de detención de seis meses a los ilegales con ampliación a 18 en casos excepcionales. Argumenta que algunos países no cuentan con un límite establecido y eso vulnera los derechos de los indocumentados. Sin embargo, otros países, como España, tienen límites de 40 días, que se verían ampliados con la nueva normativa.

Control de la detención:  en el pasado era necesario contar con una orden judicial para realizar la detención a ilegales.  Hoy, de aprobarse la Directiva de Retorno, basta con una orden administrativa para que esto sea posible, con confirmación judicial en un plazo indeterminado.

Menores:  anteriormente la legislación no contemplaba le detención de menores de edad no acompañados. Con el nuevo, esto es posible, podrán ser detenidos como “último recurso”.

Temas relacionados
últimas noticias