Evo, en la sin salida

En Tarija, región fronteriza con Argentina y Paraguay, está el 85% de las reservas de gas, el primer producto de exportación del país. Otro golpe para el gobierno boliviano.

Con la votación en el departamento de Tarija se cierra el círculo de las cuatro primeras regiones en pedir la autonomía del gobierno de Evo Morales. Santa Cruz aprobó su Estatuto Autonómico el 4 de mayo. Beni y Pando lo hicieron el 1° de junio y Tarija lo hizo ayer.

Lo más grave de esto es que la fiebre autonómica se está regando por todo el altiplano. Ayer, autoridades de Cochabamba y Chuquisaca, Potosí, Oruro y La Paz anunciaron sus intenciones de seguir el mismo camino que las otras provincias.

“Este es un grave desafío para Evo Morales que decidió desacreditar la iniciativa pero que no ha podido conciliar con sus críticos políticos. Evo Morales está en la sin salida y, lo más complicado, es que el círculo parece que comenzó a cerrarse. El próximo diez de agosto es el referendo revocatorio contra Evo y me temo que podría perderlo”, aseguró Martha Medina, analista política boliviana.

La fiebre de autonomías comenzó hace un año, más exactamente en julio de 2006, como consecuencia de una grave crisis política en el seno del gobierno de Evo Morales. Como nunca se llegó a un acuerdo de diálogo, los bolivianos fueron a las urnas por la autonomía, aunque sin tener un marco jurídico claro. Los estatutos que votaron estos departamentos proponen la descentralización política y administrativa de cada región, que incluye el manejo de los recursos económicos y naturales locales, elementos clave de desarrollo.

En Tarija, por ejemplo, se encuentra el 85% de las reservas de gas, el principal producto de exportación de Bolivia. El gobierno nacional, sin embargo, dice que estos referendos no son válidos pues no están contemplados en la Constitución.

La jornada de Tarija

Los electores del departamento de Tarija, al sur de Bolivia, acudieron a las urnas para votar sobre su estatuto de autonomía en un clima de relativa calma pero con bloqueo de rutas en dos localidades, informaron autoridades locales.

Campesinos seguidores del presidente Evo Morales cortaron vías de acceso a las pequeñas ciudades de Yacuiba y Bermejo y realizaron protestas en la capital, pero no lograron interrumpir la votación, informó el presidente de la Corte Electoral de Tarija, Miguel Angel Guzmán. “Todo se desarrolló en normalidad y tranquilidad”, dijo.

La consulta autonómica de Tarija cobró especial interés al tratarse de la región que concentra las mayores reservas de gas de Bolivia, que alimentan los mercados de Argentina y Brasil y que constituyen la principal fuente de ingresos del país. No obstante, el prefecto (gobernador) de esta región, el opositor Mario Cossío, aseguró que la pretensión no es “apropiarse” del gas sino adelantar una gestión compartida con el Estado.

Ahora todos los esfuerzos de gobierno y oposición se concentran en el referendo revocatorio del 10 de agosto. Los prefectos de las regiones que buscan la autonomía se oponen a la propuesta en la que presidente, vicepresidente y los prefectos someterán sus cargos al resultado de esa votación. Morales ha dicho que está seguro de ganar la consulta y anticipó que cuatro prefectos opositores podrían perderla.

Temas relacionados