Guinea Bissau, paraíso ‘narco’

Es el quinto país más pobre del planeta y el punto de entrada de la droga suramericana.

Bissau, la capital de Guinea Bissau, el país más pobre de África, ya no es lo mismo. Desde hace algunos años se levantan imponentes construcciones y lujosos carros circulan por sus polvorientas calles. ¿De dónde sale tanto dinero en un país en el que cada habitante sobrevive con menos de un dólar al día? La respuesta es sólo una: el narcotráfico.

Los carteles de la droga colombianos convirtieron a este pequeño país en el lugar de entrada de la droga proveniente de Suramérica. Por este apartado lugar, de apenas dos millones de habitantes, se calcula que entran miles de toneladas de cocaína al año.

Guinea Bissau, además de Ghana y Costa de Marfil, se convirtió en el centro de paso de la cocaína que viaja desde América Latina hasta Europa. Desde que las rutas por el Caribe Jamaica y Panamá comenzaron a ser patrulladas por agentes estadounidenses, los carteles colombianos buscaron nuevos trayectos. Y encontraron en Guinea Bissau el lugar perfecto: es el único sitio de África que no tiene una guerra civil, la pobreza es extrema, no hay vigilancia y muchas autoridades son cómplices del crimen organizado.

En un reciente reportaje, publicado por el diario británico The Observer, el periodista Grant Ferrett describe lujosas mansiones al estilo “español”, patrulladas por guardias armados. Informa Ferret que los ‘narcos’ colombianos viven una vida en fuerte contraste al resto de la población del país, con autos de lujo, licor importado y algo aún más importante: electricidad, aire acondicionado y agua.

Fuentes oficiales estiman que hay alrededor de 60 narcotraficantes colombianos en el país. Y como cada vez más ciudadanos están entrando en el negocio, como mulas, guardaespaldas y hasta traficantes menores, el país se ha convertido en lo que algunos han descrito como el primer “narco-estado”.

Ferrett resume el problema diciendo que “el mundo se está despertando al problema del narcotráfico en África Occidental, pero puede ser demasiado tarde para prevenir que en Guinea-Bissau se desate una guerra civil. Su costa  y muchas islas


deshabitadas les proporcionan a los narcotraficantes una frontera virtualmente abierta, “pues pueden usar el país como depósito y además como punto de distribución”, dice el artículo.

Parece que el obierno y el Ejército están, en algunos casos, participando no solamente con complicidad, sino en el negocio. Algunos informes indican que miembros del Ejército no se conforman con ser cómplices de los narcotraficantes, sino que también ayudan en el transporte y la venta de cocaína.

Pero es que el país no tiene herramientas para luchar contra el narcotráfico. Según informes de periódicos locales, la policía judicial encargada de investigar los casos de tráfico de drogas necesita ser fortalecida, pues no tiene dinero para gasolina y sus hombres ganan US$100 mensuales. En un artículo de The Economist  se asegura que es difícil vivir con este dinero cuando un narcotraficante paga hasta US$500 por proporcionar seguridad para los aterrizajes de sus avionetas y la custodia de la droga.

La situación ya llamó la atención internacional, pero hasta ahora no se ha hecho nada para controlar el problema. La agencia de la Organización de Naciones Unidas para la lucha contra las Drogas y el Crimen Organizado (Unodc), y otras organizaciones internacionales, están tratando de recaudar fondos para enfrentar esta crisis que amenaza con salirse de las manos y desatar, de nuevo, una guerra civil como la que finalizó en 1998.

El semanario Expresso, de Lisboa, realizó una investigación y concluyó que los colombianos son los dueños del negocio porque “no existe una sola prisión, los medios de la Policía Judicial son casi nulos y el Estado es demasiado débil”. En el artículo de The Observer, Antonio María Costa, director Ejecutivo del Unodc, asegura que “en el siglo XIX, europeos ‘hambrientos de esclavos’ devastaron a África Occidental. Doscientos años más tarde, su apetito por la cocaína puede hacer lo mismo”.

Temas relacionados

 

últimas noticias