Legionaria

Íngrid Betancourt recibió la Legión de Honor, máximo galardón de Francia.  “Me siento tan emocionada”, dijo. “Poco a poco comienzo a ser la mujer que una vez fui”.

La Garden Party, también conocida popularmente como “el picnic republicano”, es quizás una de las celebraciones tradicionales más esperadas del año en París.  

Cada 14 de julio políticos, militares, personajes representativos de la farándula francesa e invitados especiales se reunen en los jardines de Elíseo para celebrar la fiesta nacional.

Este año la celebración tenía un sabor diferente. Los invitados esperaron la aparición del presidente Nicolás Sarkozy junto a la nueva estrella del momento, la franco colombiana Íngrid Betancourt. Ante más de 3.000 invitados, la puerta principal que da a los jardines del palacio se abrió, presentando al Presidente, a su esposa, Carla Bruni, al canciller francés, Bernard Kouchner, y a la inseparable familia Betancourt.

Íngrid, vestida de color morado, salió a semejante recibimiento entre aplausos y aclamaciones de un público emocionado y sorprendido. “Hace 6 años y 5 meses que te esperábamos, Íngrid Betancourt. Hoy, en este día tan especial para Francia, la República quiere demostrarte la más grande admiración. Quédate en Francia el mayor tiempo posible, aquí estás bien, aquí estás segura y además aquí te amamos”, aseguró el Presidente francés.

En ese momento la ex secuestrada recibió las insignias de la Legión de Honor, la más alta condecoración honorífica francesa. “Íngrid, continúa siendo digna, recta, orgullosa y valiente. Eres un símbolo de esperanza, le dijo Sarkozy. Íngrid aseguró sentirse feliz de volverse a vestir como mujer, “algo que sucedía muy poco en la selva”.

Luego expresó su profundo deseo de continuar la batalla a favor de los demás secuestrados, enumerando uno por uno los apellidos de algunos de sus compañeros que siguen en cautiverio.

La ceremonia terminó con un gran aplauso de todos los invitados quienes, a través de Íngrid Betancourt, se han visto obligados a entender más a fondo el conflicto colombiano, un tema que, según el Presidente francés, seguirá en su agenda política.