Las muertes de Bin Laden

<p>Corre de nuevo el rumor de que el terrorista está enfermo de muerte. Prensa es escéptica.</p>

A Osama Bin Laden lo han matado varias veces. Y, sin embargo, como si se tratara más de un obsecado anhelo antes que una conclusión basada en fuentes confiables, el máximo líder de Al Qaeda  regresa siempre campante a la luz mediática, ostentando sus 51 años sin un rasguño, una sola mueca que revele sus aflicciones.

Según fuentes oficiales de E.U., la revista norteamericana Time Magazine afirmó este fin de semana que, supuestamente,  un nuevo informe de la CIA comprobaría que Bin Laden sufre de una enfermedad crónica del riñón, que podría causarle la muerte en pocos meses.

Según la revista, los agentes de inteligencia que realizaron el reporte, habrían tenido acceso al nombre de las drogas que actualmente debe tomar el saudí. “Basados en su actual consumo de fármacos, esperamos que él no viva más de seis meses, máximo un año y medio”, comentó un oficial norteamericano que conoce de cerca el informe. Sin embargo, fuentes cercanas a la CIA dijeron no conocer el informe.

No es sorprendente. La grave enfermedad y muerte de Bin Laden ha sido anunciada con bombos, cada vez menos sonoros, incluso antes de los atentados de  2001 a las Torres Gemelas en Manhattan.

En el año 2000, Asian Week, con sede en Hong Kong, reveló que el líder terrorista sufría de severas afecciones renales. Dos meses después del 9/11, el diario francés Le Figaro confirmó que Bin Laden había viajado en octubre a Dubai, Emiratos Árabes, para recibir tratamiento.

Pervez Musharraf, presidente de Pakistán, confirmó en 2002 los rumores de su enfermedad e incluso sugirió que el terrorista necesitaba una diálisis permanente. Dale Watson, del FBI, también afirmó ese año: “El ya no se encuentra entre nosotros”.

No obstante, a cada anuncio de malestar, un nuevo video del rozagante saudí aparece para desmentirlo. Como el que apareció en agosto de 2007, en el que ensalzaba el martirio como camino a la gloria, cuando meses antes los medios del mundo lo habían dado por muerto víctima de fiebre tifoidea.

Este fin de semana corre el rumor de nuevo. Pocos lo niegan o lo descartan. Habrá que esperar a que se acerquen las elecciones norteamericanas, escenario preferido por Bin Laden, para hacer, como siempre, sus rozagantes apariciones.


Y sigue el terror

Un automóvil, cargado de explosivos conducido por un atacante suicida, estalló  frente a la Embajada de India en el centro de Kabul, Afganistán. 40 personas murieron y otras 141 resultaron heridas.

 La bomba fue catalogada como la más letal que haya ocurrido en la capital afgana, tras el derrocamiento del régimen Talibán por parte de las fuerzas de la coalición en 2001. Al cierre de esta edición se desconocía si Al Qaeda o los Talibán podrían estar detrás del siniestro atentado.

Temas relacionados