París está de fiesta

<p>Íngrid Betancourt llega a Francia. “Quiero abrazar a Sarkozy”, dijo.</p>

El pasado 3 de julio, los periódicos y revistas franceses anunciaron en sus primeras páginas la libertad de Íngrid Betancourt, una mujer que durante los últimos años se ha convertido en símbolo de lucha, en una de las secuestradas más recordadas y adoradas por el mundo entero.

Durante todo el día, el ambiente en París mostraba el triunfo de Colombia, del presidente Uribe, de las Fuerzas Armadas colombianas y del apoyo incondicional de miles de personas a Íngrid durante su calvario.

Desde muy temprano, Hervé Marró, portavoz del comité “Reaccionar por Íngrid”, el cual viene luchando durante seis años por la liberación de la secuestrada, aseguró en una entrevista al diario Liberation: “Todo París debe reunirse a las 5:00 en la Alcaldía para celebrar la fiesta por la libertad y expresar la alegría que sentimos. Franceses, ¡a bloquear las calles de París!”.

Y así fue. Más de 600 personas se reunieron hoy a cantar, a celebrar y a olvidar la triste foto que aparecía en la entrada del recinto y nunca nadie olvidará. Banderas de colores, pañuelos blancos, música y gritos de emoción demostraron que sí se puede y que la lucha por los demás secuestrados continuará.

Marró, junto al embajador colombiano Fernando Cepeda, el alcalde de París, Bertrand Delanoe y Laurence Aubenas, periodista francesa secuestrada en Irak en 2005 y liberada 5 meses después, se reunieron ante una multitud que no paraba de aplaudir y celebrar la noticia. “Todos tenemos la responsabilidad de seguir luchando por los que quedan, hay que seguir fieles a Íngrid y los demás secuestrados”, expresó Delanoe.

El comité ahora se llamará “Reaccionar con Íngrid”, y se espera que ella y el equipo de organizadores continúen la lucha contra la guerra y el secuestro.

Y aunque todavía no se ha confirmado la hora de su llegada a Francia, Íngrid Betancourt aterrizará en territorio francés en las horas de la noche del viernes en Vilacoublay, aeropuerto militar a las afueras de París.

Según la agenda, tan pronto pise suelo francés, descolgará el cartel con la siniestra imagen de su cautiverio, para reemplazarlo por una nueva: la de una mujer fuerte y tranquila, símbolo de la libertad y de la paz en Colombia.

 

 

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas