Primer día de tregua

Bajo un cielo completamente azul, sin nubes a la vista, los soldados apostados en el cruce de Kissufim, cercano a la frontera palestina, tuvieron tiempo para jugar un improvisado partido de fútbol.

No muy lejos de ahí, en Rafah, un par de niños intentaba elevar su cometa entre los escombros de un edificio.

Así transcurrieron las primeras horas de la tregua declarada entre el Gobierno de Israel y la comandancia de Hamás, el grupo que controla la política en Palestina. Un año atrás, después de que los extremistas llegaran al Parlamento por voto popular, se dio inicio a una serie de confrontaciones armadas en la región fronteriza que presagiaba una escalada en la violencia.

Este jueves, a las seis de la mañana (hora local), comenzó el cese de hostilidades. Sin embargo, la tranquilidad no era un denominador común para los habitantes de la Franja de Gaza: un día antes de su puesta en marcha, cohetes caseros impactaron en territorio israelí, precedidos por bombardeos aéreos en los que murió un palestino.

La desconfianza también ronda a los representantes de ambos Estados. Ehud Olmert, primer ministro israelí, aseguró en un discurso: “Lo que ellos llaman ‘calma’ es frágil y posiblemente durará poco”. En un comunicado, las Brigadas de Azedín Al-Kasem, brazo armado de Hamás, respondieron: “No es un regalo gratuito a las fuerzas ocupantes. Responderemos con dureza si Israel la viola”.

La tregua tendrá una duración de seis meses, y establece el fin de las agresiones. Israel también intenta llegar a acuerdos diplomáticos con Egipto, Siria y Líbano.

Temas relacionados