Se mueren los Masai

Era la tribu guerrera por excelencia de Kenia, en la costa este del continente africano. Desde que nacían eran entrenados para luchar.

Pertenecer a ella era una cuestión hereditaria, genética, pues cada uno de sus miembros tenía condiciones físicas especiales: alto, fornido, fuerte.

Sin embargo, el sida está arrasando con los Masai que todavía quedan en Kenia. Según el último informe de Naciones Unidas, en la reserva Masai Mara hay grandes índices de contagio de sida. Cientos de nativos han muerto en los últimos años. La razón, según investigadores europeos, es el turismo. Desde que inició el boom turístico de los años 90 en las zonas vírgenes de África, estos hombres se convirtieron en blanco de la explotación.

En el parque nacional Masai Mara y en el Ngorongoro, de Tanzania, la llegada masiva de turistas comenzó a amenazar a esta cultura y, lo más grave, a comercializarla. Así, estos hombres símbolo de la raza africana empezaron a ser prostituidos y el sida hizo su aparición.

“No hay un reconocimiento a las tradiciones africanas, ni mucho menos apoyo por la supervivencia de esta ancestral cultura”, aseguró Ole Kamuaro, un keniano que lucha por los Masai.

Temas relacionados