Un demócrata con McCain

Joseph Lieberman es uno de los políticos más respetados de Estados Unidos. Ha sido senador desde 1988 y también fue el candidato a la Vicepresidencia de Al Gore. Ahora apoya a McCain y dice que Obama es un ignorante en política exterior.

Dicen que no hay cuña que más apriete que la del mismo palo. Eso es lo que le ocurre a Barack Obama con el senador demócrata Joseph Lieberman. El político, de 66 años y uno de los miembros más respetados del Partido Demócrata, decidió recientemente dar su apoyo al candidato republicano, John McCain. Desde entonces, Lieberman se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para Obama.

Y aunque muchos analistas le aconsejan a Obama ignorar los comentarios de Lieberman —quien en 2006 se declaró independiente—, lo cierto es que sigue inscrito como miembro del Partido Demócrata y tiene gran influencia en el sector conservador del partido, justo el que Obama tiene que conquistar.

El candidato negro ha tratado en múltiples ocasiones de reunirse con Lieberman, pero el encuentro no ha sido posible. Lo que Obama quiere es minimizar el daño que su apoyo pueda hacerle a su campaña. John Kerry, demócrata, le dijo a Lieberman que podía apoyar al candidato de su preferencia, pero que estaba a punto de convertirse en el “perro de caza de los republicanos”.

Se refiere específicamente a lo que sucedió hace unos días con unas declaraciones de Obama. El candidato demócrata aseguró que él se sentaría a dialogar con el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad. Su declaración provocó inmediatamente la reacción de los republicanos.

Comenzó el presidente, George W. Bush, quien comparó a figuras demócratas que proponen un acercamiento a países hoy considerados adversarios de Washington con quienes pretendían “apaciguar” al régimen nazi en Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

“Algunos creen que debemos negociar con terroristas y radicales, como si algún argumento ingenioso los fuera a persuadir de que todo lo que hicieron estuvo mal. Ya hemos escuchado ese delirio tonto antes”, declaró Bush.

Bush llegó a citar a un senador que en 1939 sostuvo que la guerra en Europa pudo evitarse si tan sólo él “hubiera podido hablar con Hitler”. McCain se unió a las voces críticas resaltando la poca experiencia de Obama en los temas internacionales.

En su defensa, Obama recordó que los ex presidentes republicanos Richard Nixon (1969-1974) y Ronald Reagan (1981-1989) negociaron y sellaron acuerdos con sus entonces rivales: la hoy disuelta Unión Soviética y China.


Los miembros del Partido Demócrata rodearon a Obama explicando que los comentarios del mandatario eran inapropiados y mostraban falta de visión, pues su política contra el terrorismo no había funcionado. Aquí sonó la voz discordante del partido: Joseph Lieberman salió al paso a sus compañeros de partido y aseguró que el Presidente tenía razón. El senador defendió a Bush y aseguró que “el Presidente dijo las cosas como son. Es muy importante para la seguridad nacional que nuestro comandante en jefe pueda distinguir entre los amigos y los enemigos de Estados Unidos y no los confunda”, declaró.

No es la única declaración que ha hecho Lieberman. Recientemente aseguró que Obama no sabía qué decía en el tema internacional. Dijo que el candidato demócrata era inconsistente con sus políticas hacia Irán e Israel, y que, en cambio, John McCain, un hombre de experiencia y veterano de Vietnam, sabía claramente cómo actuar en Oriente Medio. “Aprecio mucho las intenciones del senador Obama, pero pienso que sus discursos son muy diferentes entre sí. Un día dice una cosa y después la cambia. Especialmente en lo que se refiere a Irán”, aseguró Lieberman.

El veterano senador, quien ha sido blanco de duras críticas por parte de miembros del Partido Demócrata, se defiende diciendo que él sólo piensa en el bienestar de su país. “El ser un republicano es importante. El ser un demócrata es importante. ¿Pero saben qué es más importante que eso?, el interés y el bienestar de los Estados Unidos de América”, ha repetido en varias ocasiones. “Vamos a poner a Estados Unidos primero y John McCain es el hombre que como presidente nos ayudará a hacer eso”, insiste Lieberman.

Joseph Lieberman ha sido senador desde 1988 por el estado de Connecticut. Fue reelecto en tres ocasiones por su impecable desempeño y por sus férreas posiciones frente al tema de la guerra y el aborto. Su imagen le sirvió para ser elegido como el candidato a la Vicepresidencia de Al Gore, en 2000. Sin embargo, esta fórmula presidencial fue derrotada por George W. Bush y Dick Cheney.

En 2004, Lieberman intentó, por segunda vez, ser el candidato demócrata a la Casa Blanca, pero no lo consiguió. Fue derrotado en las elecciones primarias del Partido, precisamente por su apoyo a la guerra, lo que lo forzó a buscar y ganar su reelección como candidato independiente. Tampoco lo consiguió.

Gore respalda a Obama

El ex vicepresidente estadounidense y Premio Nobel de Paz, Al Gore, manifestó su respaldo a Barack Obama y prometió ayudar a que el virtual candidato demócrata a la presidencia logre llegar a la Casa Blanca.

En una carta que será enviada por correo electrónico a los simpatizantes de Obama, el ex vicepresidente escribió: “Desde ahora y hasta el día de las elecciones, pretendo hacer todo lo que pueda para asegurarme de que sea elegido presidente de Estados Unidos” .

En el 2000, Gore obtuvo la mayor cantidad del voto popular, pero perdió elecciones frente a George W. Bush.

últimas noticias