Una plaza con mucha historia

La Plaza de Mayo es el símbolo de la democracia argentina contra las diferentes manifestaciones del poder. Se ha convertido en el punto de reunión de sectores civiles para expresar su voz de protesta, y el lugar de importantes hechos históricos.

Con una extensión de dos hectáreas, está rodeada por varios edificios y monumentos que representan a la dirigencia del país: el Cabildo histórico, el edificio del gobierno de Buenos Aires, la Catedral Metropolitana, el Ministerio de Economía y la Casa Rosada, sede del Ejecutivo.

Su historia se remonta a 1580, cuando Juan de Garay, fundador de Buenos Aires, destinó un espacio cuadrangular para construir la Plaza Mayor. Allí se juró la Independencia argentina en 1816, y se firmó la Constitución de 1860.

La plaza vio el primer acto político de masas en 1890, que causó la renuncia de todo el gabinete ministerial. También vivió las manifestaciones de las madres de desaparecidos por la junta militar, y el regreso de la democracia en 1983.

Temas relacionados