“Uribe tuvo buena suerte”

Los dos mandatarios (Rafael Correa y Daniel Ortega) siguen sintonizados en su política anticolombiana. El lunes, antes de encontrarse en Quito, criticaron de nuevo la operación de rescate de secuestrados.

Los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Ecuador, Rafael Correa, siguen criticando fuertemente al mandatario colombiano, Álvaro Uribe. Este lunes, antes de un encuentro en Quito, lanzaron duros dardos en contra de Colombia.

 Correa cree que el gobernante colombiano tuvo mucha suerte en la liberación de la secuestrada por las Farc, Íngrid Betancourt, según una entrevista que publicó el diario público El Telégrafo. Aseguró haberse alegrado por el rescate de Betancourt, quien llevaba casi seis años plagiada, pero añadió que no felicitó a Uribe porque él no cae “en novelerías”.

“En buena hora que se haya liberado a una mujer que se pudo liberar mucho antes si hubiera habido un poco más de sensibilidad del Gobierno colombiano”, dijo. Agregó que él es “profesor de economía para la toma de decisiones”. “Sé bien que un resultado positivo, no necesariamente es el fruto de una decisión correcta, sino de tener buena suerte”.

Correa se preguntó “¿qué hubiera pasado si todos los rehenes y los soldados que iban al rescate de Betancourt hubieran muerto?, ¿cuáles habrían sido los titulares? Gracias a Dios todo salió bien, pero más fue buena suerte que buena decisión. En todo caso, muy bien por Colombia, por Íngrid, por el gobierno de Uribe”, puntualizó Correa.

Consultado sobre la ‘Operación Jaque’ de liberación de Betancourt, Correa señaló: “No quisiera pronunciarme al respecto, pero, ¿a usted cómo le suena que dos helicópteros de blanco vayan a recoger rehenes que han sido unificados para trasladarlos a otro sitio en una guerrilla, en la selva?”, se preguntó.

Sobre la posibilidad de que Betancourt se convierta en mediadora del conflicto entre Quito y Bogotá, respondió: “ella es libre de hacer lo que quiera, pero los problemas son más de fondo”, pues siente que su país ha sido “despreciado sistemáticamente” por el Gobierno de Colombia, por lo que “mientras no haya un cambio sustancial en el comportamiento del Gobierno colombiano no reanudaremos relaciones”.

Correa atribuyó la popularidad de Uribe a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). “Realmente es difícil entender a las Farc. Jamás hemos compartido sus métodos. Pero, incluso suponiendo que luchan por la justicia social y


contra un Gobierno que ellos consideran antidemocrático como el de Uribe, sus acciones lo que hacen es ser sus principales soportes del gobierno de Uribe”, señaló.

Sobre la cuestión de pedir que Uribe rinda cuentas ante un tribunal, precisó: “estamos agotando todas las instancias como dice el derecho internacional”, aunque enfatizó en que no han obtenido respuestas y que en dichas instancias tratan a su Gobierno “con mucho desprecio”. Para Correa, “la lucha antinarcóticos reemplazó a la lucha antisubversiva en Latinoamérica. Todos los métodos que antes se usaban para combatir la subversión ahora se usan para combatir el narcotráfico, por eso tenemos infiltración en nuestros países”.

Correa dijo que su relación con su colega venezolano Hugo Chávez es “fraterna” y sobre el acercamiento de éste a Bogotá, apuntó que, “Venezuela es un país soberano”. Fue un gesto de tremenda solidaridad de Venezuela, pero no tienen por qué continuar con esa posición, si ellos no fueron los que soportaron el bombardeo”, indicó al recordar la incursión militar colombiana del 1° de marzo en un operativo contra un campamento que las Farc habían instalado en Ecuador.

Ortega no se quedó atrás y ayer señaló que “Colombia es foco de inestabilidad para América Latina” por el conflicto armado interno que enfrenta ese país, al que acusó de trasladar el narcotráfico a la región. Daniel Ortega se refirió al rescate de rehenes y aseguró que “en Colombia hay una guerra revolucionaria y no ha habido la capacidad para buscar una solución negociada, sino por la fuerza”. El nicaragüense dijo que el rescate de los secuestrados lo único que hizo fue “matar la posibilidad de negociación” con las Farc.

Estas declaraciones calentaron el ambiente antes de su encuentro con Correa en Quito para hablar de temas de “interés común”, según señaló un comunicado oficial. Además de la visita del mandatario nicaragüense, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, también recibirá esta semana a su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez, así como al candidato presidencial chileno Sebastián Piñera, quien lidera las preferencias electorales para 2009.

 

últimas noticias