Zimbabue votó por Mugabe, pese a críticas

En medio del acoso de los miembros de la fuerza pública y una baja
participación de los votantes, Zimbabue salió el viernes a las urnas a
la segunda vuelta electoral, considerada ilegítima tanto por la
oposición como por la comunidad internacional.

El principal opositor y líder del Movimiento para el Cambio Democrático, Morgan Tsvangirai, desestimó la legitimidad de las elecciones y sostuvo en entrevista con el canal Al Jazeera “que la jornada es una penosa humillación, otro día trágico para la historia de nuestra nación”. También pidió a sus partidarios que se abstuvieran de votar, pero que si eran obligados, “votaran por Mugabe para proteger sus vidas”.

Tras salir victorioso en las elecciones en marzo pasado, una oleada de violencia oficial contra sus simpatizantes forzó a Tsvangirai a retirarse de la campaña electoral. La segunda vuelta se lleva a cabo, porque el gobierno oficial no reconoció los resultados de la primera vuelta.

Periodistas en Harare afirmaron que las elecciones se dieron en un clima tenso, donde primó el ausentismo y el miedo a las represalias por no votar por el candidato oficialista.

Temas relacionados