“Reyes murió por confiado”

Noël Saez, ex cónsul francés en Colombia, dice que Uribe sabe de los movimientos de ‘Iván Márquez’ en la frontera con Venezuela, pero no se atreve a bombardear.

Colombia podría haber sido para Noël Saez, ex cónsul de Francia en Bogotá y enviado especial de Francia para la liberación de Íngrid Betancourt, una parada más en su carrera diplomática. Durante tres años, Saez se movió entre París, Bogotá y la selva colombiana, buscando la liberación de Betancourt. Eso le permitió ganar la confianza de los principales comandantes guerrilleros, pero también le valió la antipatía del gobierno de Álvaro Uribe. El diplomático presenta el lunes en Francia su libro  L’Émissaire , en donde revela secretos del conflicto colombiano.

El día cuando Colombia bombardeó el campamento de ‘Raúl Reyes’, usted y Jean-Pierre Gontard recibieron llamadas del comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo. ¿Quería asegurarse de que no estuvieran con ‘Reyes’ antes de  bombardear?

Estoy convencido de eso. Uribe sabía que nos habíamos reunido con Reyes y que si moríamos en el bombardeo tendría más problemas que los que se iba a echar encima por violar la soberanía de Ecuador.

¿Si usted no hubiera contestado el teléfono, ‘Raúl Reyes’ no hubiera muerto?

Es posible, pero sobre todo Reyes murió por confiado. Creía que las Farc gozaban de respaldo popular y que Uribe no se atrevería a bombardear en territorio extranjero.

¿Uribe no pensó en las consecuencias?

Uribe menospreció a Ecuador porque es un país pequeño con un ejército pequeño. Yo creo que ha tenido información de los movimientos de Iván Márquez en la frontera con Venezuela, pero teme una respuesta de Chávez.

¿Qué tan cerca estaba la liberación de los secuestrados cuando ‘Reyes’ fue asesinado?

Era cuestión de días o un par de semanas.

Sobre el video de Íngrid Betancourt, ¿cree que ella intencionalmente apareció peor de lo que estaba?

Íngrid era suficientemente inteligente como para saber que un video en el que se viera mal pondría mucha presión internacional sobre las Farc.

Reconstruir los contactos con las Farc les tomó a Gontard y a usted varios meses y la administración Uribe no parecía muy interesada en cooperar, ¿eso cambió días antes de la ‘Operación Jaque’?

Hubo un cambio de tono total. El Gobierno parecía interesado en retomar los contactos, así que regresamos a la selva para una reunión secreta con un enviado de Cano, que nos dijo que los secuestrados, entre ellos Íngrid, serían liberados. El enviado nos pidió tres días para regresar con un compromiso firmado por Cano. Ese documento hubiera dado al traste con la política guerrerista de Uribe.


Al día siguiente El Tiempo anunció que los emisarios de Suiza y Francia estaban en la selva. Se suponía que era un secreto, pero Juan Manuel Santos usó la prensa para que las Farc creyeran que había una misión humanitaria. La operación ya estaba en marcha.

¿‘César’ y ‘Gafas’ sabían de la Operación?

Los dos fueron comprados, es imposible que entregaran sus secuestrados a una “misión humanitaria” sin haber sido informados por el Secretariado. Los secuestrados americanos lo sabían también. Supongo que ‘César’ y su esposa se reunirán en EE.UU.

Usted dice que no todos los atentados que se adjudican a las Farc fueron cometidos por ellos. ¿Los morteros contra la Casa de Nariño?

Fueron las Farc.

¿El Club El Nogal?

No fueron ellos.

¿Quién entonces?

Se han cometido muchos atentados por parte de los militares y los paramilitares. Reyes siempre admitió los morteros, pero en repetidas ocasiones me dijo que ellos no habían sido los autores ni del atentado en la Escuela Superior de Guerra ni de El Nogal.

Sus primeros contactos con las Farc datan de la época del Caguán. En su libro usted crítica a la guerrilla. ¿Por qué?

Pastrana se equivocó al desmilitarizar una zona de semejante extensión a cambio de nada. Raúl Reyes me dijo, muy en serio, que pensaban crear una pequeña república en el Caguán. Incluso le tenían nombre: República Socialista Bolivariana de Colombia.

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas