EE.UU. operará desde tres bases colombianas

Ante el cierre de la base de Manta, Ecuador, Estados Unidos ultima detalles para comenzar actividades en  Apiay, Malambo y Palanquero.

En una audiencia pública y a dos días de que cesen las operaciones norteamericanas en la base ecuatoriana de Manta, los ministros de Exteriores, de Defensa y del Interior colombianos anunciaron el miércoles cuáles son los principales puntos del que sería un acuerdo militar con Estados Unidos, dentro de los cuales se incluiría la llegada al país de soldados y personal estadounidense a tres bases militares del país.

Tal como lo habían anunciado versiones de prensa la semana pasada, las tres bases militares que recibirían a los norteamericanos son Malambo, en Atlántico; Palanquero, en Cundinamarca, y Apiay, en el Meta. Sumado a éstas, Colombia sugirió al gobierno de Barack Obama la inclusión de las bases de Tolemaida y Larandia, según lo anunció el ministro de Defensa (e), general Freddy Padilla.

Los ministros señalaron que el diálogo está aún en proceso. Sin embargo,  ya existen 46 millones de dólares que han sido  presupuestados para la base de Palanquero. El acuerdo no incrementaría  el tope pactado dentro del Plan Colombia, que limita la presencia norteamericana en el país a  un máximo de  800 militares y 600 contratistas estadounidenses  en cualquier momento.

Padilla afirmó que el objetivo es “fortalecer la cooperación y lograr una perfecta coordinación en las operaciones”. Entre tanto, el canciller Jaime Bermúdez aseguró que el “objetivo es el fin del narcotráfico y el terrorismo”.

“No se permite la creación de una base militar de Estados Unidos; no se afectará a terceros Estados, ya que su esencia es la cooperación en territorio colombiano; no se permiten actividades contra la Constitución colombiana y leyes internacionales y no implica tránsito de tropas extranjeras”, recalcó Bermúdez.

Al ser cuestionados por el estatus legal de los norteamericanos, los ministros explicaron que la misión gozará de inmunidad diplomática. Eso quiere decir que si un soldado comete un delito en territorio colombiano, responderá ante la justicia estadounidense. “Inmunidad no es lo mismo que  impunidad”, dijo el canciller Bermúdez.

Sobre el uso de las bases, el Canciller explicó que quien tendrá la responsabilidad será el comandante militar colombiano.